La variante Ómicron de COVID-19 tiene una capacidad de transmisión comparable con el sarampión, dijo el doctor Samuel Ponce de León, titular de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia por Coronavirus de la UNAM.

El especialista comentó que el tercer año de la pandemia tuvo un inicio complejo con la aparición de Ómicron, que es más contagiosa, pero menos agresiva.

“Ómicron tiene una capacidad de transmisión extraordinariamente eficiente. Puede ser tan transmisible como el sarampión, que es el virus reconocido como el patógeno con más contagiosidad”, advirtió Samuel Ponce de León.

A través de un comunicado de la UNAM, el doctor Ponce de León planteó la posibilidad de que “todo será muy rápido y seguramente los servicios de salud se van a ver saturados en poco tiempo”.

El también Coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS), resaltó que la variante Ómicron es capaz de infectar a aquellas personas vacunadas, incluso si tienen el esquema completo o hasta una tercera dosis de refuerzo.

Sin embargo, dijo que afortunadamente Ómicron causa COVID-19 con síntomas discretos o moderados en muchos pacientes y sólo en un pequeño número de casos se complica y puede requerir de cuidados intensivos o causar la muerte.

A pesar de ello, señaló que si bien en algunas personas el contagio puede pasar inadvertido, es importante seguir con los cuidados y la sana distancia, pues a través de estas personas los contagios pueden continuar.

Adelantó que a consecuencia de la gran movilidad social por vacaciones, en las próximas semanas o días habrá mayor intensidad en la transmisión de la infección, como no se ha visto a lo largo la pandemia. “Muchos conocidos van a enfermarse”, señaló.

Ponce de León aclaró que las vacunas no evitan la infección por el SARS-CoV-2, pero sí su evolución hacia una enfermedad grave.

Para el especialista, seguimos en pandemia y seguro aparecerán más variantes de SARS-CoV-2.

En este contexto, dijo que hay que tener una actitud responsable al reanudar nuestras actividades.

El COVID-19, en sus diferentes variantes, agregó, va a convivir con nosotros en los próximos años o décadas. Posiblemente se transforme en una enfermedad como la influenza y tenga una periodicidad en los meses invernales, como otro virus respiratorio.

Si es el caso, dijo el experto, vamos a requerir una vacunación recurrente y a la vez iremos desarrollado un mejor sistema inmunitario a través de diferentes experiencias de infección.

“No, no vamos a volver a nuestras prácticas anteriores. Tenemos que aprender a vivir con precauciones respiratorias, con higiene, con cubrebocas, con ventilación, particularmente en algunas épocas del año”, concluyó.