El Departamento de Estado de EE.UU. anunció este jueves la imposición de restricciones de visado a otros ocho funcionarios de Cuba, cuyas identidades no fueron reveladas, por el arresto y enjuiciamiento de personas que participaron en las protestas del 11 de julio.

«El Departamento de Estado tomó hoy medidas para imponer restricciones de visa a ocho funcionarios cubanos implicados en intentos de silenciar las voces del pueblo cubano mediante la represión, detenciones injustas y duras penas de cárcel», detalló el secretario de Estado, Antony Blinken, en un comunicado.