Los puentes amarillos ubicados en la central de abasto se han vuelto peligrosos, pues la inseguridad a aumentado en estos espacios, ubicados en el periférico y riveras del Atoyac.

Según usuarios de estos espacios, a plena luz del día se comenten robos a transeúntes y aumentan cuando cae la noche, pues en la zona hay jóvenes que se dedican a delinquir, con lujo de violencia.

Vecinos de la colonia primavera, que ocupan a diario el puente amarillo ubicado en las riberas del río Atoyac, señalaron que en ese lugar se cometen hasta 20 asaltos diarios, por lo que solicitan a las autoridades se implementen operativos de seguridad en la zona que por años ha estado abandonada.