Las autoridades estadounidenses detuvieron a más de 1.7 millones de migrantes a lo largo de la frontera con México durante el año fiscal 2021, el cual finalizó en septiembre. Las detenciones de la Patrulla Fronteriza se dispararon hasta alcanzar los niveles más altos jamás registrados, según datos inéditos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y recopilados por The Washington Post.

De acuerdo con esos datos, los cruces ilegales comenzaron a aumentar el año pasado, pero se dispararon en los meses posteriores a la toma de posesión del presidente Joe Biden. Tan sólo entre julio y agosto capturaron a 200 mil inmigrantes. Chris Magnus, el jefe de policía de Tucson que Biden ha nominado para dirigir la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, calificó de “reto importante” este fenómeno.

La población está molesta con Biden

Durante la campaña electoral prometió hacer que Estados Unidos fuera más acogedor para los inmigrantes, en contraste con el ex presidente Donald Trump, cuyas separaciones familiares de tolerancia cero generaron una indignación generalizada en 2018. Como primer paso, Biden detuvo rápidamente la construcción del muro fronterizo, puso fin a la política de “Permanecer en México”. sin embargo, no ha mejorado el trato con los migrantes y tampoco ha logrado hacer una política del migración sólida.

A principios de este año, Biden encargó al vicepresidente Harris que abordara las “causas fundamentales” de la migración desde las naciones del Triángulo Norte de Centroamérica: Guatemala, Honduras y El Salvador. Pero la estrategia ha tenido un efecto escaso o nulo, y Harris se ha distanciado de la frontera y de las cuestiones de inmigración en general.

Mexicanos, quienes más intentaron entrar a EU

México fue la mayor fuente de migración ilegal durante el año fiscal 2021, ya que la Patrulla Fronteriza detuvo a más de 608 mil ciudadanos mexicanos. El segundo grupo más grande estaba compuesto por migrantes de Centroamérica, incluyendo haitianos, venezolanos, ecuatorianos, cubanos, hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y brasileños.

Las cifras causan mucha alarma, puesto que en 2020 las detenciones en la frontera tuvieron un promedio de alrededor de 540 mil;  los números de este año fueron tres veces más altos, lo cual ha producido una crisis en la administración federal. El gobierno de Biden ha respondido a las críticas sobre las cifras de detenciones señalando que sigue utilizando la política de salud pública del Título 42, el cual prevé medidas para evitar la propagación de COVID-19, para “expulsar” rápidamente a la mayoría de los adultos que cruzan la frontera hacia México o sus países de origen.

Para finalizas, las cifras detallan que el sector del Valle del Río Grande fue el más activo durante el año fiscal 2021, con 549 mil aprehensiones de la Patrulla Fronteriza, seguido por el sector de Del Río, con 259 mil, que eclipsó a sectores históricamente más activos como El Paso y Tucson