Activistas hicieron públicos más de 40 GB de videos del sistema penitenciario de Rusia en los que exhiben los crueles actos de tortura y tratos inhumanos a los fueron sometidos al menos 200 presosde cárceles de las regiones de Saratov, Vladimir, Irkutsk, Belgorod, TransBaikal y Kamchatka.

Las grabaciones muestran a los reos siendo violados y golpeados por custodios y otros reclusos, quienes no pueden contener el dolor; la tortura generalmente era infringida para obligarlos a firmar confesiones o testimonios falsos; por ello, los miembros de la organización no gubernamental Gulagu.net dijeron que harán llegar los casos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y al Consejo Europeo.

Luego de que los videos se hicieran virales, el Kremlin, a través de Dmitry Peskovvocero de Vladimir Putin, indicó que de confirmarse la veracidad de los videos, entonces se emprenderá «una investigación seria«. Sin embargo, trascendió este miércoles que ya fueron despedidos cinco altos funcionarios del sistema penitenciario ruso, incluyendo el director de una de las prisiones de Saratov y el jefe del servicio penitenciario regional.

Aunque la información ya fue difundida por medios de comunicación internacionales, éstos se han abstenido de replicar los videos y las imágenes debido a lo explícitos y violentos que son.

La tortura es común en las cárceles rusas: activista

De acuerdo con medios de comunicación internacionales, el material habría sido filtrado por Vladimir Osechkin, un programador bielorruso que estuvo encarcelado en Saratov, a fin de exhibir los tratos inhumanos que permanecen en las cárceles de Rusia. Los activistas lo consideran el «Edward Snowden bielorruso«.

El experto informático quiso exhibir estos actos de tortura que siempre ha estado ahí, los cuales las autoridades rusas han tratado de ocultar. Él ahora se encuentra asilado en Francia, pero afirmó que próximamente divulgará más videos en los que los servicios especiales maltratan a los reos hasta que el gobierno reconozca que a tortura es sistémica al interior de sus cárceles.

Y es que las leyes rusas apuntan que los reos no deben ser tratados de una forma dura o que menoscabe su condición humana, por lo que de ser encontrado responsable un funcionario, éste podría ser encarcelado hasta por 10 años por abuso de autoridad.

Sin embargo, defensores de derechos humanos y ex reclusos han denunciado en varias ocasiones que las agresiones físicas y psicológicas, así como la negligencia médica, al interior de los centros penitenciarios es una práctica común.

Al respecto, Tanya Lokshina, representante de la organización Human Rights Watch en Rusia, señaló que aunque no se ha podido verificar la veracidad de las horribles grabaciones, el tema de la tortura en las cárceles rusas es motivo de una gran preocupación, por lo que instó al gobierno ruso a hacer una investigación eficaz que brinde seguridad a las víctimas y que haga rendir cuentas a los torturadores.