En Connecticut, Estados Unidos, autoridades de salud emitieron una alerta luego de detectar por primera vez el virus de la Encefalitis Equina del Este (EEE) que puede ser mortal y se transmite a los humanos por los mosquitos.

A través de un comunicado, el Departamento de Salud en el Estado informó que mosquitos, atrapados en el bosque estatal de Pachaug en Voluntown, Connecticut, han dado positivo a este virus, lo que pone en riesgo a la población ya que aumenta a inicios de otoño.

Por este motivo, hicieron una llamado a la población para tomar las medidas pertinentes para evitar ser picados por mosquitos, como usar repelente y cubrirse la piel en exteriores, sobre todo durante la noche y al amanecer cuando se encuentran más activos, informó Manisha Juthani, comisionada del departamento de salud.

Detallaron que los casos son raros, sin embargo, una vez que una persona se contagia de la Encefalitis Equina del Este puede ser grave. El virus lo portan los mosquitos luego de haberse alimentado de aves silvestres infectadas y lo transmiten a los humanos al picarlos.

¿Cuáles son los síntomas? 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el tiempo de incubación de la  Encefalitis Equina del Este es de 7 a 10 días, además de que el desarrollo de síntomas se presenta de manera súbita y la gravedad puede variar.

El 94 por ciento de los casos presenta alta temperatura que disminuye luego de 5 días, ésta puede estar acompañada de dolor intenso de cabeza; malestar general, debilidad, escalofríos, dolor de huesos, náuseas, vómito y diarrea.

Te puede interesar: ¿Se acerca el fin de la pandemia? Medicamento oral podría ayudar a su control: Expertos

En algunos casos los síntomas anteriores pueden progresar a un cuadro de delirio, coma, rigidez de la nuca, espasticidad de los músculos de las extremidades y alteración de reflejos. El virus tiene un alto porcentaje de letalidad, señala la OMS, y los pacientes que sobreviven pueden tener secuelas permanentes de tipo neurológico como convulsiones y parálisis.

La OMS señala que no han una vacuna ni tratamiento específico para tratarlo, sin embargo, se debe realizar reposo absoluto, una hidratación adecuada y terapia sintomática.