Los científicos chino George Fu Gao y Weifeng Shi, mismos que descubrieron el Coronavirus, dijeron que después del Covid-19 puede llegar otra pandemia. Además, es una suposición que ya tiene nombre, es decir, el virus de la gripe aviar H5N8.

Y es que este agente externo es un viejo conocido para varias regiones del mundo. Está en Europa desde 2014 y ha causado brotes que afectaron a millones de aves silvestres y de corral. Pero el problema se dio en febrero de 2021, cuando Rusia alertó que el virus había dado el salto a los humanos.

El caso se registró cuando siete trabajadores rusos se infectaron en una granja con 900 mil gallinas en la región de Astracán, en el sur del país. Aunque ninguno de los siete tuvo síntomas graves, el caso quedó registrado por los médicos especializados.

«Es un problema de salud mundial»

“La propagación mundial de los virus de la gripe aviar H5N8 es un problema de salud pública”, dijo George Fu Gao, director general del Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades de la Universidad de Shandong. En diciembre de 2019, él y Weifeng Shi participaron en la identificación de Coronavirus. Y para él, los virus de gripe aviar pueden provocar pandemias desastrosas en los humanos.

Además, 46 países de EuropaAsia África han tenido brotes letales de H5N8 en aves. Esta misma variante del virus provocó el sacrificio de más de 20 millones de aves de corral en Corea del Sur y Japón. Por eso, hicieron un llamado para que no se ignore la propagación mundial y el riesgo potencial de los virus de gripe aviar H5N8, que sería letal en caso de que diera el salto a los humanos, como sucedió con el Coronavirus.

El salto de los animales a los humanos

La OMS dijo que es muy probable que un animal haya servido de intermediario en la transmisión del virus SARS-CoV-2, lo que confirma el papel de estos como reservorios de virus capaces de infectar a los seres humanos. Según la Organización Mundial de Sanidad Animal, el 60 por ciento de las enfermedades infecciosas humanas son zoonóticas, esto quiere decir que se encuentran en primer lugar en otro animal y luego llegan a la especie humana.