Los manifestantes y las autoridades locales de Cali llegaron en la madrugada de este lunes a un acuerdo para levantar un bloqueo en la principal entrada a esa ciudad colombiana, mientras que la minga (marcha) indígena anunció la apertura de un corredor humanitario por 24 horas.

En el decimotercer día de protestas, precedido por una jornada en la que supuestos civiles armados dispararon contra la minga e hirieron a 10 guardias indígenas, los diálogos terminaron con la decisión de desbloquear el Paso del Comercio, una carretera que además de ser la principal entrada a la ciudad la conecta con la vecina Palmira, donde está ubicado el aeropuerto internacional.