En Líbano un hecho sin precedentes sorprendió a la comunidad. Al menos 40 toneladas de peces muertos aparecieron durante los últimos días en la orilla del lago artificial Qaraoun, en el curso del río Litani en Líbano, lo cual causó miedo y desconcierto entre los residentes locales, pues no hay aún una explicación oficial al respecto.

El desastre ecológico se debe a la contaminación prolongada del estanque por la basura y el vertimiento de las aguas residuales, de acuerdo con lo que declararon activistas ambientales. En el lago se observa una gran masa de basura, la cual rodea a los animales, que ya están en estado de descomposición.

«Este fenómeno apareció en la orilla del lago hace varios días. Los peces comenzaron a flotar, y en cantidades anormales. Es inaceptable», señaló Ahmad Askar, un activista ecológico que ha exigido a las autoridades den la cara y aclaren este suceso.

Han tratado de sacar a los peces

Para evitar un problema más grande, decenas de voluntarios han intentado recoger los cadáveres de los peces que se pudren. Han comenzado a organizarse para hacer una solicitud formal al gobierno para que busque al o los responsables en caso de que la contaminación provenga de alguna empresa y se le sancione.

Por su parte, los oficiales recomendaron a la gente que evite la pesca a lo largo de todo el río Litani, tras detallar que los peces afectados son tóxicos y portan un virus. Además, calificaron la situación como una «catástrofe» que amenaza la salud pública. Pero esta información sólo enojó más a los locales.