Una nueva amenaza fue encontrada en el mar. Se trata de «bombas de calor», compuestas de agua cálida, procedentes del océano Pacífico están acelerando el derretimiento del hielomarino en el Ártico, lo cual podría traer consecuencias graves para la vida como la conocemos hasta ahora y podrían estar relacionadas con el calentamiento global.

Este descubrimiento lo hizo un equipo de científicos y lo publicaron en la revista Nature Communications. En la investigación se expone que una cantidad sin precedentes de calor llega a través del Estrecho de Bering hasta las gélidas aguas del Ártico, calentando el hielo desde abajo durante meses o incluso años.

¿Cómo es posible que existan estas ‘bombas’?

En ese estudio participaron oceanógrafos de la Universidad de California, Estados Unidos, y gracias a sus mediciones durante una expedición en 2018 y a imágenes obtenidas por satélite, localizaron que el agua de verano del Pacífico, es más densa y salada, que el equipo compara con «un chorro caliente en un océano frío», se desliza por debajo de las aguas más frescas del océano Ártico, a través de un proceso de subducción.

El movimiento de estas corrientes crea bolsas de agua cálida que giran como remolinos hacia el norte debajo de la capa de hielo, lo que provoca un derretimiento. Una animación del Instituto Scripps de Oceanografía representa el fenómeno estudiado y pone de relieve sus consecuencias.

Los expertos consideran que esto “aporta tanto calor como propiedades biogeoquímicas únicas», contribuyendo de esa forma a «un ecosistema ártico cambiante». Aún se desconoce el impacto que esta mezcla de materia orgánica y química introducida en el ambiente ártico tiene en el ecosistema.

«La tasa de aceleración del derretimiento de hielo marino en el Ártico ha sido difícil de predecir con precisión, en parte debido a todas las complejas retroalimentaciones locales entre el hielo, el océano y la atmósfera», explicó Jennifer MacKinnon, científica..

De acuerdo con los investigadores que participaron en el estudio, esta información podría ser útil para desarrollar mejores sistemas de predicción climáticos relacionados con elderretimiento de los glaciares y el calentamiento global.