La Jornada

En el desierto de Judea, al sur de Israel, investigadores plantaron semillas antiguas de dátiles, que tienen entre mil 800 y dos mil 400 años de antigüedad, encontradas en el sitio arqueológico de Masada, cerca del Mar Muerto. En total, se sembraron con éxito siete árboles, de los cuales cinco son machos y tres hembras, cada uno con un nombre bíblico.

Fuente: La Jornada