La universidad de carácter particular LaSalle, no solo es de las más caras en Oaxaca sino de lo peor, en la atención a los ex alumnos que pretenden alcanzar un peldaño más en su vida profesional.

Padres de familia nos hacen llegar una denuncia respecto a la forma en la que los directivos manejan el proceso de titulación, -amañado- y con todas las ventajas para ellos, sobajando, insultando, humillando y con trato despótico a los ex alumnos.

Todo inicia este mes, cuando debido a la pandemia, la escuela acelera el procedimiento de titulación y en lugar de hacerlo en dos años, exigen que sea en menos de tres meses y en una semana todos deberían de aportar el dinero necesario para pagar el examen.

Siempre fue por delante el dinero, “para poder ayudarnos deberíamos de pagar luego luego y tener derecho a iniciar el proceso, y en tres meses íbamos a estar titulados, nos la pintaron muy bien, rápido y fácil, pero fue mentira”.

De viva voz, los alumnos exponen: “nos hacen firmar una carta compromiso para terminar el trabajo a mas tardar el 30 de enero y si no cumplimos con los lineamientos, la escuela no se hace responsable y queda de nosotros volver a pagar 16,500 pesos para intentarlo de nuevo.

Sin embargo, no hay garantía de ninguna forma de que los asesores, tutores o maestros vayan a estar pendientes del desarrollo de los trabajos, “es decir, nos avientan, nos dejan solos, nos critican el trabajo y nunca responden los tutores”, señalan.

“Entendemos que nosotros somos los únicos responsables de realizar el trabajo encomendado, y sabemos que es nuestra tarea, pero la escuela debería de estar ayudándonos para dirigirnos y hacer mejor el trabajo solicitado”, añaden.

Dijeron que cuando les hablaron del curso, nunca les mencionaron de una metodología tipo tesina, hablaron de un curso para asesorarlos en el transcurso de su elaboración hasta la entrega y se comprometieron a entregar líneas de investigación especializadas en las que podían trabajar pero NUNCA LLEGARON.

“Lo que si llego es una carta compromiso que obligan a firmar para deslindar a la escuela de cualquier responsabilidad en caso de que no terminemos a tiempo el trabajo y por consiguiente, volveremos a pagar 16,500 pesos”, abundan los alumnos que pretenden titularse.

Los afectados refieren que no es la primera vez que la escuela se ve envuelta en un escándalo de este tipo, en ocasiones anteriores han denunciado la poca vision y falta de ayuda par los ex alumnos, “solo les interesa el dinero”.

Un alumno se acerca y dice: “una de las tutoras es muy grosera, nos critica y trata de sobajarnos al decirnos que estamos muy perdidos para hacer el trabajo; pero ignora que la materia Metodología de Investigación en el semestre 8 y 9 estuvo mal impartida, primero porque la maestra que empezó fue cambiada y con ella su clase, y la que llego, no terminó, entonces tal vez estemos mal pero para eso están los tutores, sin embargo no existen”.

La vocación, valores y auto análisis, descritos como su estandarte quedaron en el retrete, a la directiva de la escuela encabezada por la Maestra Rocío Ocadiz Luna, solo le interesa el tema económico, todo parece indicar que se han confabulado para lucrar con la titulación de los ex alumnos, sin dejar de mirar el dinero.