EFE

Nigeria vivió hoy una jornada de máxima tensión por la sangrienta represión de las protestas masivas contra la brutalidad policial que sacuden al país, que se teme que haya causado decenas de muertos este martes por la noche y que recibió una amplia condena de líderes internacionales.

El epicentro de las manifestaciones se situó en el estado de Lagos, en el que se asienta la ciudad homónima, mayor urbe de África y corazón económico de Nigeria, donde las autoridades impusieron ayer un toque de queda para contener las manifestaciones.

-EFE-