excelsior.com.mx

CIUDAD DE MÉXICO.- El 21 de octubre de 2019, Catalina Muñoz pasó siete horas incomunicada después de que Carabineros de Chile la detuvieron en una protesta pacífica contra el gobierno de Sebastián Piñera. Hoy, la joven aún recuerda el episodio, la rabia de los agentes, la tortura sicológica y las agresiones.

Fue una sensación de impotencia. Creo que fue un matonaje sicológico, jamás me golpearon, ni ejercieron violencia física contra mí, pero el ambiente estaba lleno de amenazas. Estaba sola en un retén de fuerzas especiales, diez personas con armaduras, pistolas, graluma (macana) entre nueve hombres y una mujer, todos estaban armados”, detalló en entrevista con Excélsior desde el país sudamericano.

La estudiante fue una de las 10 mil 365 personas detenidas durante los meses de movilización, mientras que tres mil 765 resultaron lesionadas y 36 murieron, de acuerdo con el conteo del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Después de las movilizaciones de las que mañana se conmemora el primer aniversario, el presidente declaró estado de emergencia.

Durante la contención de las protestas, con la respuesta de Carabineros de Chile, hubo 445 personas con lesiones oculares que permanecen actualmente.

La población salió a las calles luego de que el Ejecutivo anunció un aumento al precio del transporte público.

Sin embargo, ése fue un motivo que dejó ver el enojo acumulado del primer país que adoptó el modelo neoliberal.

Para el politólogo latinoamericanista, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, de la UNAM, Nayar López Castellanos, las protestas fueron la respuesta a un rechazo por políticas económicas que implican “el estrangulamiento social”.

Hubo un hartazgo por las instituciones y quien representa”, detalló en entrevista con este diario.

El experto agregó que el país mantiene una estructura institucional heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, cuyo gobierno terminó en 1990.

No obstante, detalló, la percepción social es el hartazgo de un gobierno creado bajo dictadura.

Los pacos decían que nos iban a llevar al Estadio Nacional, que éramos los comunistas que no pudo matar Pinochet”, narró Catalina.

Para la joven, el episodio de 2019 demostró que es necesario disolver ese tipo de fuerza, las instituciones policiales que sean un legado de la dictadura.

Ante eso, crece el entusiasmo por la participación en el plebiscito del próximo 25 de octubre, en el que la población decidirá si inicia un proceso para elaborar una nueva Constitución y qué tipo de órgano debe redactarla. La primera consulta en 31 años, como una opción para reformar el sistema.

Fue un atropello a mis derechos fundamentales, estuve privada de movimiento siete horas y no pude decirle a mi familia y sí temí por mi vida. Hasta el día de hoy me da rabia, hoy lo veo muy claro, pero sí fue un secuestro, sí estuve desaparecida, y es horrible que eso sea posible dentro de la actualidad”, subrayó Catalina.

CHOCAN EN PLAZA ITALIA
Una multitud de manifestantes pintó ayer de rojo la estatua del general Manuel Baquedano, ubicada en la Plaza Italia, de Santiago de Chile, epicentro del estallido social de 2019 en la nación latinoamericana.

Los manifestantes también colocaron a la estatua una corona de flores con la leyenda “Por los caídos”, informó Radio Cooperativa.

Carabineros, que calificaron la acción de “vandalización”, comenzaron a dispersar a los manifestantes, según ha informado el cuerpo a través de su cuenta de Twitter.

Los accesos de la Plaza Italia —también conocida como Plaza Baquedano— al Metro de Santiago fueron cerrados y el tráfico también fue bloqueado en el centro de la capital chilena.

Grupos de manifestantes aislados se mantuvieron en la zona y se enfrentaron con los agentes que les lanzaron chorros de agua.

El 18 de octubre de 2019 marcó el inicio de las mayores movilizaciones sociales de la historia reciente de Chile. Comenzaron como una movilización contra el incremento al precio del transporte público, pero desembocaron en denuncias más amplias en contra de la desigualdad social y a favor de una nueva Constitución.

Cada viernes, miles de manifestantes se dan cita en la Plaza Italia para exigir al gobierno de Sebastián Piñera reformas profundas.

Fuente: excelsior.com.mx