excelsior.com.mx

COAHUILA.- Médicos del Hospital General de Zona (HGZ) número 2, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Saltillo, Coahuila, salvaron de morir a Joel, a quien en una riña casi le trozaron la vena yugular y la subclavia, conductos esenciales para el organismo, con un arma blanca.

Al ver la gravedad de la lesión, el equipo médico aplico 25 unidades de sangre y fue sometido a una intervención quirúrgica que inicio a las 08:30 y se prolongó por más de seis horas en la que participaron cuatro médicos, dos de los cuales acudieron al hospital por vocación, ya que ese día no estaban de guardia, personal de enfermería y una anestesióloga.

Fue un domingo en la madrugada cuando el paciente ingresó extremadamente grave y casi al borde de la muerte, con una lesión de más de siete centímetros que iniciaba en el lado izquierdo del cuello, en diagonal hacia abajo y a la derecha, como una “Y”, que desgarró las venas en mención y a través de la cuales se estaba desangrando.

Debido a la dificultad para localizar con exactitud los sitios dañados, los médicos tuvieron la necesidad de extender la abertura, hasta detectar las áreas lesionadas.

Al ver que el estado del paciente era crítico, el subdirector de guardia buscó personal de apoyo y movilizó recursos.

Llamó a dos cirujanos, uno de ellos especialista cardio-torácico, que a pesar de estar en día de descanso acudieron al hospital y participaron en la intervención.

Las heridas internas y externas ameritaron 70 puntadas, de manera que si unieran las suturas alcanzarían un metro.

La vena yugular es una de las más importante del cuerpo humano, ya que recibe sangre del cerebro, cara y cuello, y se une a la vena subclavia, que se ubica entre el pecho y el cuello, a la altura de la clavícula.

Debido a que el paciente había perdido siete litros de sangre y la presión era cada vez más baja, se tomó la decisión de ligar (taponear) la vena subclavia.

La anestesióloga se encargó de reponer la sangre y utilizó medicamentos para mantener la presión lo más estable posible.

Al cabo de aproximadamente dos horas lograron parar el sangrado, la presión y frecuencia cardiaca se normalizaron y, en términos generales, el paciente volvió a tener signos vitales.

El paciente de nombre Joel, tiene 35 años de edad, es originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas, y trabaja en una empresa del ramo automotriz, desde hace siete años radica en Coahuila.

Fue el 18 de agosto del 2019 que se encontraba en una fiesta con amigos, en la colonia Villa Sol en el municipio de Ramos Arizpe, donde convivía con seis personas, entre ellas su expareja sentimental y autor del ataque.

El agresor antes de marcharse de la casa lo atacó en el cuello con un cuchillo, cuando recuperó el conocimiento ya estaba en el hospital.

A Joel se le dio de alta el 31 de agosto del 2019, con la indicación de tener reposo absoluto, y con cuidados especiales, su evolución fue muy favorable.

Continuó en observación como paciente ambulatorio, en noviembre se concretó su alta, y actualmente realiza sus actividades laborales, su vida normal y afirma que se siente muy bien.

Fuente: excelsior.com.mx