elfinanciero.com.mx

Por haber votado por Morena en la pasada elección, o simplemente por haber sido afiliados sin su conocimiento, alrededor de cinco millones de militantes del PRD, de los 6 que tiene, serán recortados de las listas rumbo a la elección interna de ese partido con la que se renovará la dirigencia nacional, las estatales y las municipales.

Irán Moreno, secretario de Relaciones Internacionales del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, explicó que “en 2014, fecha en la que se llevó a cabo por última vez una elección abierta a la militancia, la organización corrió a cargo del INE (entonces IFE) y tuvo un costo de 120 millones de pesos. En esa lógica, el hecho de adelgazar nuestro padrón tendrá que verse reflejado en la cantidad que el INE nos cobre por organizar la de este año”.

Sin embargo, esto tiene dos connotaciones: la primera es que millones de perredistas, que a final de cuentas votaron por Morena, serán expulsados del partido, lo que a decir de Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política Estratégica del CEN perredista, “significa sacar la guillotina para exterminar a quienes no estuvieron de acuerdo con la alianza con el PAN”.

Y añadió: Esto es tanto como cerrar los ojos ante la desaprobación de nuestros militantes a esta alianza con la derecha y no querer aceptar que fue un error terrible y que, en último caso, si hubiéramos ido a esa elección con un candidato propio, nos hubiera ido mucho mejor que con Ricardo Anaya, que nos puso al borde de la pérdida del registro y con presencia meramente testimonial en ambas cámaras”.

La segunda connotación de esta “limpia” es el reconocimiento tácito de que el PRD nunca tuvo seis millones de afiliados, tal y como le hicieron creer al PAN, pues millones de ellos fueron militantes “de papel”.

De esto dio cuenta el expresidente del PRD en Puebla, Eric Cotoñeto, el pasado 13 de abril, en una nota publicada en las páginas de El Financiero, quien aseguró que el exgobernador poblano, Rafael Moreno Valle, entregó listas de beneficiarios de padrones sociales que fueron registrados como militantes de ese partido. Y no fue el único, hubo más gobernadores que también entregaron sus padrones para “engordar” la afiliación perredista.

Sin embargo, existe otra vía para reducir el padrón y evitar que el costo de su elección sea tan costoso.

Irán Moreno explicó que “se podría abrir un plazo para una nueva afiliación. En un mes y medio o tal vez dos, para que, de manera presencial, quienes quieran afiliarse al partido lo puedan hacer, con lo que se podrían esperar alrededor de 750 mil afiliaciones”.

Fuente: elfinanciero.com.mx