Jerusalén, línea roja para Estados Unidos

Jerusalén, línea roja para Estados Unidos

WASHINGTON.

excelsior.com.mx

excelsior.com.mx

El presidente Donald Trump informó ayer a los líderes árabes e israelí su intención de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, con lo que reconocería a esa ciudad sagrada como la capital de Israel, lo que podría avivar la violencia en Oriente Medio.

Funcionarios estadunidenses dijeron que Trump hará hoy el anuncio y ordenará que se empiece a planificar la mudanza, pero la aplazará por seis meses.

Sin embargo, funcionarios que pidieron el anonimato dijeron que Trump reconocerá que “las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalén estarán sujetas a negociaciones de estatus final” con los palestinos, y que apoyará que se mantenga la actual administración de la Explanada de las Mezquitas, a la que pueden ingresar tanto palestinos como judíos.

Trump se comunicó con cinco líderes de la región para comunicarles su decisión: el premier israelí, Benjamin Netanyahu; el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas; el rey Abdalá II de Jordania; el presidente de Egipto, Abdel Fatah al-Sisi; y el rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdelaziz.

La Casa Blanca se limitó a indicar, en un comunicado, que Trump habló con ellos sobre “posibles decisiones respecto a Jerusalén”.

Y el Departamento de Estado prohibió a sus empleados el desplazamiento a la Ciudad Vieja de Jerusalén debido a las manifestaciones.

Sin embargo, en sus llamadas con Abbas, Al-Sisi y el rey Abdalá, Trump expresó su intención de trasladar la legación, según sus oficinas.

Tanto ellos como el rey saudita manifestaron su preocupación por la medida, que rompería el consenso de la comunidad internacional sobre el estatus de Jerusalén.

El vocero del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Nabil Abu Rudeina, dijo que Abbas advirtió a Trump de las “graves repercusiones para el proceso de paz y para la seguridad y la estabilidad en la región y en el mundo” si se realiza el traslado.

Aunque Israel considera a Jerusalén su capital, la soberanía del país sobre la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) no está reconocida por gran parte de la comunidad internacional, que mantiene su aparato diplomático en Tel Aviv y sus suburbios.

En tanto, el jefe político del movimiento Hamás, Ismail Haniye, expuso que el plan “cruza todas las líneas rojas”.

Los palestinos quieren establecer en Jerusalén Este, ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días (1967), la capital de su futuro Estado, y dan mucha importancia a ello en las negociaciones de paz.

Una ley estadunidense de 1995 insta a EU a trasladar su legación a Jerusalén, pero esa medida nunca ha llegado a aplicarse porque todos los presidentes desde Bill Clinton han postergado su implementación.

Trump hizo lo mismo que sus predecesores el pasado junio, pero el lunes, cuando se cumplía el plazo para volver a postergarla durante, la Casa Blanca no envió ninguna orden al Congreso.

No está claro qué pretende conseguir Trump con esa medida, que pone en riesgo el futuro de cualquier esfuerzo de paz mediado por EU en un momento en el que su yerno y asesor, Jared Kushner, ultimaba detalles de su plan de paz.

Según The New York Times, Trump argumentó a sus homólogos en la región que resolver el tema de la legación puede acelerar el proceso de paz, porque quitaría de la mesa un asunto sobre el que debe pronunciarse cada seis meses.
CIUDAD SAGRADA VIVE EN EL CENTRO DE UNA DISPUTA
El futuro estatus de Jerusalén es uno de los puntos de disputa centrales en el conflicto entre Israel y los palestinos. Con el fin del mandato británico, Naciones Unidas se declaró en 1947 en favor de una administración internacional de la ciudad, considerada sagrada por creyentes de tres religiones: cristianos, judíos y musulmanes.

El plan de división preveía la partición de Palestina en tres entidades: un Estado judío, un Estado árabe y Jerusalén como un corpus separatum bajo régimen internacional especial, administrado por Estados Unidos.

Este plan fue aceptado por los dirigentes sionistas, pero rechazado por los líderes árabes.

Tras la salida de los británicos y la primera guerra árabe-israelí, se crea el Estado de Israel en 1948, que hace de Jerusalén Oeste su capital. Jerusalén Este queda bajo el control de Jordania.

Israel anexiona Jerusalén Este durante la guerra de los Seis Días en 1967. Una ley fundamental aprueba en 1980 el estatus de Jerusalén como capital de Israel.

En 1995, el Congreso estadunidense adoptó el Jerusalem Embassy Act que pide a Estados Unidos trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, “capital del Estado de Israel”.

La ley es vinculante para el gobierno sede EU. Pero una cláusula permite a los presidentes aplazar su aplicación durante seis meses en virtud de la seguridad nacional”.

El principal centro de disputa entre religiones en Jerusalén es el Monte del Templo de la Ciudad Vieja o Explanada de las Mezquitas, que los musulmanes conocen como el Noble Santuario.

Los musulmanes administran oficialmente el lugar y allí rezan en la mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca. Pero los judíos defienden que el lugar acoge también los restos del segundo templo: a ellos está reservado el rezo en el Muro de las Lamentaciones.

Para los cristianos también son sagrados muchos lugares de la ciudad, sobre todo el Santo Sepulcro en la Ciudad Vieja.

 

LÍDERES TEMEN VIOLENCIA
El posicionamiento de la comunidad internacional hacia la crisis entre israelíes y árabes no ha cambiado durante décadas.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) no reconoce la anexión de Jerusalén Este, que considera un territorio ocupado. Además de que considera que el estatuto final sobre la ciudad tiene que ser negociado entre las partes.

La visión internacional más extendida es la de Jerusalén como capital de Israel y de un Estado palestino independiente.

El Vaticano confirmó que el papa Francisco y el presidente palestino Mahmud Abbas conversaron ayer por teléfono, en medio del posible traslado de la embajada estadunidense a Jerusalén, aunque no dieron detalles sobre el contenido de la conversación.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con romper relaciones diplomáticas con Israel si Estados Unidos cambia su legación.

Por su parte, la representante de Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, advirtió a Washington que “cualquier acción que mine” el proceso de paz de Oriente Medio “debe ser evitada totalmente”.

Mientras que el presidente ruso, Vladimir Putin, dio su apoyo a la reanudación de las negociaciones “sobre todos los contenciosos, incluido el estatus de Jerusalén Este”.

Fuente: excelsior.com.mx

You might also like

Internacional

Niega jefe de Gabinete de Argentina nexos con narcos mexicanos

El jefe de Gabinete de Argentina, Aníbal Fernández, denunció este lunes penalmente a quienes lo involucraron con narcotraficantes mexicanos y lo acusaron de haber ordenado el asesinato de tres empresarios. Los

Internacional

Declaran a Detroit en emergencia financiera

El gobernador del estado de Michigan (Estados Unidos), Rick Snyder, declaró este viernes en “emergencia financiera” a la ciudad de Detroit, capital del sector del motor estadounidense, por lo que

Internacional

Norte de Alberta pasó de incendiado a inundado

Toronto, 1 Ago (Notimex).- La localidad de Fort McMurray, en el norte de Alberta, Canadá, que en mayo fue golpeada por un incendio forestal que se prolongó por mes y

Internacional

Acuerdan combatir unidos al virus zika

MONTEVIDEO. Autoridades de salud de América Latina se reunieron ayer para coordinar sus respuestas al desafío del zika. Los ministros de Salud de los países de Sudamérica, además de México

Internacional

Maduro busca controlar espacios de información en Venezuela

Washington, 12 Jun.- La oposición y el gobierno de Venezuela luchan no solo en las calles, sino en las redes sociales, donde “compiten por conformar la narrativa nacional” de la