“El Estado Islámico dejó solo escombros en mi pueblo”

“El Estado Islámico dejó solo escombros en mi pueblo”

Notimex

Notimex

Erbil (Kurdistán iraquí) y Qaraqosh (Irak), 5 Feb.- Ainkawa 2, en Erbil, es el campo de refugiados donde viven muchos de los cristianos que en agosto de 2014 huyeron de sus ciudades en Irak ante el avance del Estado Islámico.

En ese espacio viven cerca de cinco mil personas. Entre ellas se encuentra Amoyassan, quien, por primera vez después de más de dos años, ha encontrado el valor para volver a poner los pies en su antigua casa de Qaraqosh, completamente destruida por los yihadistas.

El campo de Ainkawa 2 toma su nombre del homónimo barrio de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, habitado casi en su totalidad por cristianos.

La Federación de Organismos Cristianos Servicio Internacional Voluntario trabaja en el campo FOCSIV junto con otras organizaciones no gubernamentales internacionales.

Abdul Jabbar Mustafa Baghawan es el responsable: “Al campo también se le llama ´Mil Habitáculos´ precisamente porque se instalaron mil habitáculos. En cada habitáculo vive una familia, con un promedio de cinco personas”.

“Cada habitáculo tiene una superficie de 27 metros cuadrados y cuenta con dos habitaciones, una cocina y un baño. Así se satisfacen todas las necesidades de la familia”, señala.

En comparación con los varios campos que hay en el Kurdistán en los que viven los refugiados que han huido de la furia destructiva del Estado Islámico, Ainkawa 2 presenta muy buenas condiciones y ofrece con una cierta eficacia todos los servicios de primera necesidad.

Se llevan a cabo desde cursos de costura hasta clases de peluquería. La educación va desde el preescolar hasta la escuela secundaria, y también se ofrecen actividades deportivas como el fútbol y artes marciales.

Abdul Jabbar, quien se presta como guía de campo, nos lleva a la guardería, donde unos 30 niños están siguiendo una lección de inglés. Es aquí donde conocemos a Amoyassan, de 24 años, una de las maestras.

Es originaria de Qaraqosh, la principal ciudad cristiana iraquí, que fue liberada a finales de octubre pasado tras la intervención conjunta de las fuerzas militares iraquíes y kurdas.

Como la gran mayoría de los habitantes de Ainkawa 2, Amoyassan no ha vuelto a su casa desde agosto de 2014, cuando los milicianos bajo el mando de Abu Bakr al-Baghdadi entraron en Qaraqosh. Ella y sus colegas nos muestran en el móvil videos de sus casas incendiadas.

Los han grabado algunos soldados que conocen. Después de muchas garantías, Amoyassan acepta viajar en coche, acompañada de su marido, hasta Qaraqosh al día siguiente.

Antes de la llegada del Estado Islámico, Qaraqosh, en el centro de la llanura de Nínive, a unos 30 kilómetros de Mosul, tenía unos 60 mil habitantes. Actualmente ahí no vive nadie, se ha convertido en una verdadera ciudad fantasma donde los signos de la guerra son visibles en todas partes.

Los yihadistas golpearon profundamente el corazón de esta ciudad destruyendo sus símbolos. Los de una fe que desde hace siglos une a sus habitantes con esta tierra.

Sólo con la escolta del ejército se pueden superar los controles que se encuentran por la ciudad. Los militares se dedican a llevar a cabo operaciones de limpieza de los artefactos explosivos que dejó la organización terrorista.

El recorrido por los recuerdos ultrajados de Amoyassan comienza en la Catedral de la Inmaculada Concepción, la iglesia más grande de todo Irak. Amoyassan, perpleja al ver que la iglesia está hecha ruinas, con estatuas rotas de la Virgen y el Cristo y las paredes quemadas, alterna lágrimas con risa nerviosa.

En vano, su marido, Yusuf, intenta animarla. Después llega el turno del restaurante donde el joven matrimonio solía ir el sábado por la noche con sus dos hijos, y luego la principal calle comercial. Solo quedan los escombros.

Por último, llegamos a su casa. Hay mucha emoción contenida. Antes de entrar, Amoyassan pronuncia en voz baja, casi como si no quisiera que la escuchasen unos vecinos inexistentes, estas palabras: “Por la prisa con la que nos fuimos tuvimos que abandonar aquí recuerdos y objetos, a sabiendas de que tal vez no los veríamos más”.

Se pregunta: “¿Qué me espero encontrar? Sólo escombros y cenizas, esos demonios no pueden haber dejado nada más”. Cuesta avanzar. Los milicianos saqueadores y las posteriores batallas por la liberación de Qaraqosh confirman el pronóstico de la joven mujer.

Sin embargo, Amoyassan no pierde el ánimo y muestra su hermosa sonrisa cada vez que encuentra un objeto que pertenecía a lo que ella llama su “vida precedente”, y deja a un lado el rencor hacia los que se la han robado.

Topa con una de las muñecas favoritas de su hija, y luego con fotografías de los familiares. Inevitablemente, las lágrimas vuelven a sus ojos.

“No sé si ha sido una buena idea volver aquí -dice Amoyassan durante el viaje de regreso a Erbil-. Quería ver con mis propios ojos lo que había sucedido con nuestra casa, donde viví días felices. Aquí dieron sus primeros pasos todos nuestros hijos”.

“Pero ver nuestra casa y nuestra ciudad en estas condiciones es un golpe al corazón. Ahora los de Daesh (acrónimo árabe para Estado Islámico) están muy lejos, escondidos en Mosul, y dentro de poco tiempo, si Dios quiere, será expulsados también de allí. Pero ¿cómo puedo imaginar volver a vivir aquí?”, agrega.

Y añade, mientras toma de la mano a Yusuf, que está conduciendo: “De la llanura de Nínive huyeron miles y miles de cristianos que ahora están establecidos en campos como ese en el que vivimos nosotros. Esperamos volver, pero los años de la reconstrucción será aún más difíciles: hay que trabajar sobre todo para la reconciliación entre la gente”.

“Tenemos que hacer frente a la mentalidad de Daesh, que sigue estando muy extendida en muchas personas, en muchos habitantes de Mosul y sus alrededores, que los apoyaron y con los cuales ahora se tendrá que hablar, de un modo u otro, para evitar venganzas crueles. Sólo veo dificultades ante nosotros”, finaliza.

You might also like

Internacional

Fallas informáticas causan caos en EU; descartan ciberataque

WASHINGTON, 9 de julio.– Fallas en sistemas informáticos afectaron ayer a miles de vuelos de la aerolínea United Airlines, las cotizaciones de la Bolsa de Nueva York y los sitios

Internacional

Contradicciones ponen en duda la muerte del jefe del Estado Islámico

MOSCÚ. La supuesta muerte de Abu Bakr al-Baghdadi, líder máximo del Estado Islámico, se ha convertido en un misterio luego de que crecen las versiones de que en realidad se

Internacional

Al menos 60 muertos por lluvias en Afganistán y Pakistán

ISLAMABAD/KABUL. Al menos 60 personas murieron y millares más se han visto afectadas por las lluvias torrenciales que desde hace dos días azotan Afganistán y Pakistán, informaron hoy fuentes oficiales.

Internacional

Cambio climático podría empeorar incendios forestales

Londres, 8 Feb.- Los incendios forestales de grandes proporciones podrían aumentar de 20 a 50 por ciento por el calentamiento global y los cambios climáticos, señalaron investigadores australianos y estadunidenses.El

Internacional

Bruselas reabre metro y escuelas en medio de alerta máxima

BRUSELAS. Tras cuatro días cerradas por una alerta ante un posible atentado en Bruselas, las escuelas de la capital belga reabrieron sus puertas el miércoles con una seguridad reforzada, incluyendo