El plan de paz divide a Colombia

El plan de paz divide a Colombia

www.excelsior.com.mx

www.excelsior.com.mx

CIUDAD DE MÉXICO.

No todos los colombianos confían ni están de acuerdo con el proceso de paz que comenzó a cocinarse en Cuba entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de Juan Manuel Santos, después de 52 años de lucha, lo que ha provocado una polarización de esa sociedad.

Sin duda, la población civil ha sido la más afectada en esta guerra interna; Excélsior buscó a colombianos que desde sus trincheras han vivido el conflicto y sus efectos de diferente manera.

Después de cuatro años, el 23 de junio pasado el gobierno y la guerrilla de las FARC sellaron en La Habana, Cuba, las condiciones de la entrega de armas de los rebeldes y el cese al fuego bilateral, que entrará en vigencia una vez firmado el acuerdo definitivo de paz, para el cual el presidente Juan Manuel Santos había puesto como fecha límite el pasado 20 de julio, día de la independencia de ese país, lo cual no sucedió.

Además, establecieron que el pacto final que firmen deberá ser refrendado por los colombianos mediante el mecanismo que decida la Corte Constitucional, que actualmente estudia un proyecto de ley para la realización de un plebiscito sobre el acuerdo de paz.

Julliet Andrea Riaños Sánchez, una colombiana que ha sufrido en carne propia la violencia de las FARC, dijo a este diario desde Bogotá que es buena la firma de un acuerdo, aunque le parece que hay muchas concesiones para los guerrilleros.

Al ser cuestionada sobre su opinión en relación con el acuerdo de alto al fuego, tras un conflicto armado de más de medio siglo, Riaños Sánchez dijo “es una pregunta muy difícil, porque soy una víctima directa, me parece que es bueno la firma de un acuerdo, aunque tiene muchas concesiones, pero yo quiero la paz para mi país. Entonces creo que es un buen acuerdo y tenemos que dar el brazo a torcer para lograr cosas, para lograr la paz”.

La entrevistada considera que esa decisión serviría para tener un país que “no viva más en guerra, un país donde podamos viajar tranquilos, donde podamos estar en trocha (caminar por la selva) sin que nadie nos pare, sin que tengan secuestrados a nuestros papás y con más tranquilidad”.

Respecto a la reinserción de los guerrilleros a la vida civil, Riaños Sánchez está de acuerdo, “aunque es un tema difícil, no se cómo actuaría si me encontrara con alguno de ellos, porque como te digo, fui víctima directa de las FARC, siento que se merecen una segunda oportunidad, no sé si los recibiría bien, no sé si podría ser amiga de uno de ellos, no sé hasta donde iría el perdón en ese punto”.

Según el acuerdo firmado en Cuba, se crearán 23 zonas que tendrán una extensión de una vereda, o más si es requerido, en el campo colombiano y cuya ubicación exacta no fue revelada, así como ocho campamentos para la desmovilización y concentración de los guerrilleros.

Los combatientes que resulten beneficiados con la excarcelación de sus delitos, como resultado de una amnistía, podrán ir a “sitios de estadía” que estarán previstos en esas zonas. En los campamentos, por su parte, no podrá ingresar población civil “en ningún momento”.

La colombiana Laura Sánchez coincide de alguna manera con Riaños Sánchez: “me parece que alto al fuego que firmó el gobierno con las FARC es un buen paso para continuar con la paz”.

“Al menos ya tenemos alguna esperanza para las futuras generaciones, que no conozcan la guerra”, dijo Sánchez.

“Se me hace que ya estamos en una civilización que ya puede aceptar más cosas y que es necesario el perdón, así es que ese perdón incluye poder reintegrarlos a ellos como personas y no como guerrilleros”, aseveró.

Aunque para Libardo Llaga García, otro colombiano, el acuerdo “es realmente una mentira que se está inventando para que haya una votación a favor del proceso (el gobierno quiere realizar un referéndum por la firma de la paz con esa guerrilla)”.

El gobierno de Santos insiste que lo que se está firmando es un proceso de paz, pero realmente a futuro los que van a firmar son los líderes de la FARC y la guerra en Colombia va a seguir, tal cual como está sucediendo, señaló Llaga Garcia.

“Estaría de acuerdo en que los guerrilleros de las FARC sean reintegrados a la vida civil ante una posible firma de paz, pero siempre y cuando ellos pagaran por todos los delitos que cometieron y respondieran a la sociedad por todos esos hechos”, condicionó.

A la postura de Llaga García se sumó Elber Leonardo Peña, al señalar que no está de acuerdo con la firma del alto al fuego con las FARC, “me parece que es un engaño que le están haciendo al país”.

Consideró que la medida va a traer muchos problemas a los colombianos, más de los que ya había antes, “porque esos acuerdos con las FARC no tienen palabra, no creo que vayan a cambiar la historia del país, al contrario va ser peor”.

Por su parte, Bertha Cristina Lanchero Jiménez dijo desde Bogotá que “la firma del alto al fuego, es una forma de hacer campaña, no creo mucho en ese proceso de paz, además no se van a desmovilizar todos y no van a entregar las armas, no veo ninguna paz por ningún lado”.

Probablemente su postura responde a la decisión del Frente 1 de las FARC, una de las unidades históricas de la guerrilla colombiana, la cual aseguró que no está dispuesta a entregar las armas y desmovilizarse.

El anuncio de este batallón, que mantuvo secuestrada a la excandidata presidencial Ingrid Betancourt, es la primera muestra de rechazo público de un sector de las FARC ante el proceso de paz y se produce pocas semanas después de que la guerrilla y el gobierno acordaran un cese al fuego bilateral.

“Me parece terrible que tanta violencia, tantas muertes, tantos atentados y lleguen a la vida civil como si nada, sin pagar sus penas, sin pagar todo lo que deben; hay mucha gente que está en la cárcel que deben un caldo de gallina y ellos si tiene que pasar cuatro u ocho años (en prisión) y ellos no. No me parece, sentenció Lanchero Jiménez.

Una encuesta de la firma Gallup, publicada por el diario de Colombia El Tiempo, señala que 60% de los colombianos cree que el gobierno y las FARC firmarán un acuerdo antes de que termine este año.

La encuesta se realizó entre el 21 de junio y el 2 de julio de este año a través de mil 200 llamadas telefónicas en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla.

La paz es un anhelo para Colombia de hace más de cinco décadas, por lo que resulta quimérico pensar que la firma de un acuerdo definitivo con las FARC transformará el país de la noche a la mañana. Es un hito, porque acabaría con la confrontación del Estado con la guerrilla más antigua de América Latina, pero los desafíos que deberá enfrentar el país a partir de la firma de paz no serán menores.

El plan de reinserción a la vida civil por parte de los guerrilleros deberá ser tratado con mucho cuidado para no herir susceptibilidades de civiles o guerrilleros, buscando que que dentro de uno o dos años no vuelvan a retomar el camino de las armas o del narcotráfico; además el gobierno debe de considerar el otro proceso pendiente que tiene con el Ejército de Liberación Nacional.

You might also like

Internacional

Comando de mujeres planeaba atacar estaciones de tren en Francia

París, Francia.- Las tres mujeres yihadistas detenidas en un poblado del sur de la región parisina planeaban cometer atentados en estaciones de tren de París y de su región, reportaron

Internacional

Rusia exige nueva investigación sobre derribo de avión

MOSCÚ. Rusia ha pedido a la Organización Internacional de Aviación Civil que inicie una nueva investigación del derribamiento el año pasado delvuelo 17 de Malaysia Airlines en el este de

Internacional

Repudio mundial a reportera húngara que agredió a migrantes

BUDAPEST, 9 de septiembre.- La reportera húngara que pateó y puso zancadillas a refugiados sirios que llegaban al país desde Serbia ha reconocido su acción, pero no ha querido dar

Internacional

Aplazan marcha por revocatorio en Venezuela

CARACAS. La oposición venezolana aplazó para el próximo viernes una protesta en la que exigirán un referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, a fin de que coincida con un

Internacional

EU estuvo detrás de #PanamáPapers, acusa Vladimir Putin

MOSCÚ. El presidente ruso, Vladimir Putin, acusó a Estados Unidos de estar detrás de las filtraciones recogidas por los papeles de Panamá con el objetivo de desestabilizar la situación social