Hollande dice que no cederá a presiones

0
1
www.excelsior.com.mx

PARÍS.

El presidente François Hollande reiteró su voluntad de “mantenerse firme” frente a la revuelta social contra la reforma laboral, que dura ya dos meses en Francia, salpicada de huelgas, manifestaciones y bloqueos de sitios industriales, y que podría intensificarse en los próximos días.

Seis de ocho refinerías del país seguían paralizadas o funcionaban al ralentí, mientras fueron desbloqueados todos los depósitos petroleros a excepción de uno en huelga (Gargenville, en la región parisina), según el secretariado de Estado de Transportes.

La situación parecía mejorar en las estaciones de servicio. Total precisó que, de sus 2,200 estaciones, poco menos de un tercio (659) estaban en dificultades frente a las 815 del jueves, y el grupo había triplicado su flota de camiones respecto a lo habitual para el reaprovisionamiento de su red.

El jueves, decenas de miles de manifestantes salieron de nuevo a la calle en toda Francia. Los ocho sindicatos opuestos a la ley, que consideran excesivamente liberal, llamaron el viernes a “continuar y amplificar la movilización”.

Aunque las protestas en la calle siguen siendo relativamente contenidas, quienes se oponen del proyecto, y la CGT en particular, juegan a fondo la carta de la acción directa en sectores económicos clave donde este sindicato está fuertemente implantado, y llaman a la “generalización” de las huelgas.

“Me mantendré firme porque es una buena reforma”, declaró el jefe de Estado francés a la prensa al final de la cumbre del G7 en Japón.

El texto, actualmente en discusión en el parlamento, divide a la mayoría socialista en el poder, al tiempo que sus detractores directamente tratan de paralizar el país para forzar su retirada.

El responsable de la patronal, Pierre Gattaz, denunció “métodos propios de delincuentes”, tachó de “irresponsables” a los detractores de la ley y llamó a “resistir al chantaje” de los sindicatos contestatarios.

Ante las huelgas en el transporte público y el racionamiento del carburante, los franceses mantienen reacciones encontradas.