Si no sabes quién es el precandidato, pregunta.

Si no sabes quién es el precandidato, pregunta.

El nombre es lo más importante que tiene cualquier persona. El nombre define

gran parte de tu vida. Lo que quiero decir es que el peso de los apellidos se

acrecienta mucho más en la política. Hay nombres que pesan tanto que arrastran

a toda una generación.

Un candidato puede apellidarse Díaz sin tener nada que ver con don Porfirio, o

apellidarse López sin ser pariente de Miguel López de Santana ni de Adolfo López

Mateos ni de López Obrador. A veces el apellido puede llegar a ser de tanto peso

que llega a perturbar al poseedor porque éste gravita durante toda su vida. El

apellido puede actuar a favor o en contra, o como bendición o como una real

maldición.

Algunos papás, principalmente políticos e intelectuales, que se niegan a ponerle al

hijo su nombre de pila, porque consideran que les va a pasar mucho a lo largo de

su vida.

En el mundo del arte y la farándula es habitual que los hijos hereden el nombre de

los padres, y también la profesión.

Muchos hijos de hombres famosos nunca llegaron a cierta altura, pero tampoco se

igualaron ni se acercaron a la talla de sus padres. Cuando digo “a cierta altura”,

pienso en el campo de la política. El hijo de Álvaro Obregón, quien llegó a ser

gobernador de Sonora, no la hizo. Más bien, estropeó el nombre de su ilustre

padre.

Uno de los hombres más ilustres de México, de la revolución para acá, fue Lázaro

Cárdenas. Su hijo Cuauhtémoc, durante un tiempo caminó bajo la estrella de su

padre. Después de tener ciertas broncas políticas con los priístas, éstos trataron

de borrar el nombre de su padre de la historia de México. Tal vez sea el único

caso en nuestro país donde el nombre o el peso del nombre del hijo arrastró hacia

abajo el nombre de su padre.

En cambio, los hijos o nietos de Plutarco Elías calles o de Pascual Ortiz Rubio, no

llegaron ni a figuras de rancho. Y si vemos un poco más para acá, creo que no

encontramos a ninguno de los hijos de los expresidentes que hayan destacado en

algo. El único fue un sobrino de Luis Echeverría, nada más. Pero de José López

Portillo, de Miguel de la Madrid, de Carlos Salinas, de Ernesto Zedillo, de Vicente

Fox. Ninguno.

A lo más alto que han llegado los hijos de estos expresidentes y de manera

efímera, es cuando han aparecido en la sección de sociales de algunos periódicos

de circulación nacional.

En las precampañas políticas que estamos viviendo en Oaxaca, también hay

apellidos omisos que suenan. Pero como suenan tanto por la reverberación de alta

frecuencia que cargan, sus incondicionales lo cubren de algodones y burbujas

para que no se rompa ni se estropee sobre los caminos polvorientos y

desconocidos.

Sin que les diga el apellido, muchos de ustedes ya lo adivinaron. Es cierto, es el

mismo, desde luego que hablamos del mismo.

Es el primer precandidato en la historia de este país que no usa en su campaña su

apellido paterno ni materno. Aunque su segundo apellido le abriría cualquier

puerta de la entidad sin ningún problema, pues es mucha gente que tiene

recuerdos y agradecimientos a su señora madre, no así el primero de sus

apellidos.

Según vemos, es el primer precandidato que desconoce sus antecedentes

sanguíneos, pues al no ponerse apellidos reconoce que no tiene padre ni madre.

En una palabra, no le tiene honra a su pasado ni a su familia.

Pero aunque no se ponga apellido alguno para pasar como un equis ante la

sociedad, sabemos que viene a cobrar las facturas por los servicios que el héroe

político de la familia, su padre, dejó pendientes. Hoy rodean al precandidato sin

apellidos, todos los hijos de aquellos políticos que un día ocuparon un cargo

dentro de la administración de su padre quien los hizo ricos, famosos o les dio

algún documento para figurar en la sociedad.

Si no sabes de quién se trata, pregúntale a quien más confianza le tengas.

Facebook: Horacio Corro

Twitter:@horaciocorro

horaciocorro@yahoo.com.mx

You might also like

Horacio Corro

Los puntos más violentos

Aunque las autoridades aseguren que Oaxaca es una de las entidades más seguras del país, los propios ciudadanos decimos lo contrario. Si hacemos una relación minuciosa sobre los hechos recientes,

Horacio Corro

Lo que queremos y lo que no queremos ver

    Parece mentira, pero todos los oaxaqueños, o al menos los que nos sentimos oaxaqueños, somos participes de la fiesta más importante de Latinoamérica, la Guelaguetza. Antier, caminar por

Horacio Corro

La envidia

      Uno de los más grandes pecados de la sociedad, y uno de los más comunes, es la envidia. La envidia significa el mirar con mala voluntad a

Horacio Corro

Muerte inesperada. ¿Y Alberto Esteva?

  Espero no te moleste lo que te voy a preguntar, pero, ¿cómo te gustaría morir? Tal vez digas que es una pregunta ociosa, pero en alguna ocasión de nuestra

Horacio Corro

Los candidatos de plástico

En estos días de campañas políticas en el estado de Oaxaca, la ciudad se ha vestido de cientos de colores. Vemos caras conocidas y otras no tanto por todas partes.