Primer ministro británico minimiza las amenazas del Estado Islámico

Primer ministro británico minimiza las amenazas del Estado Islámico

www.excelsior.com.mx

www.excelsior.com.mx

LONDRES.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo hoy que el video difundido por el Estado Islámico (EI) que muestra la ejecución de cinco hombres acusados de espiar para el Reino Unido es un gesto “desesperado” de un grupo que “está perdiendo terreno”.

En declaraciones a la prensa durante una visita al este de Londres, Cameron señaló que la grabación emitida ayer “es material desesperado de una organización que comete los actos más horrendos y despreciables”.

Pero es una organización que está perdiendo terreno y también, creo, la simpatía de todo el mundo, y esto demuestra de nuevo el tipo de organización a la que nos enfrentamos”, declaró.

Nos odian no por lo que hacemos sino por lo que somos: el hecho de que somos una nación de éxito, tolerante, democrática, multiconfesional y multiétnica”, aseguró.

El líder conservador subrayó que el Reino Unido “no se dejará intimidar por esta clase de terrorismo”, pues sus valores “son mucho más fuertes que los de ellos”.

Puede llevar mucho tiempo, pero al final serán derrotados”, afirmó.

Previamente, una portavoz de Cameron dijo que el video es “una herramienta de propaganda” que refleja que el grupo yihadista está “bajo presión”.

El ministerio de Asuntos Exteriores de Londres continúa hoy examinando el contenido del video del EI, en el que aparentemente son ejecutados cinco hombres, algunos de los cuales dicen ser sirios y que confiesan que pasaron información sobre el grupo yihadista.

En la grabación, de más de diez minutos y cuya autenticidad no ha podido aún ser comprobada, un hombre encapuchado les acusa de espiar para Cameron, a quien llama “imbécil” y “esclavo de la Casa Blanca”.

El supuesto yihadista, que habla en inglés con acento británico, está acompañado de otros cuatro terroristas, que disparan con él a las cinco víctimas, arrodilladas y ataviadas con monos naranjas, como es habitual en los videos del EI.

El encapuchado que dirige el mensaje a Cameron advierte a quienes luchan con el Reino Unido que el Gobierno británico les abandonará “como ha hecho con estos espías y otros antes que ellos”.

Este supuesto yihadista añade: “Nuestro país, el Estado Islámico, está aquí para quedarse” y continuará “haciendo la yihad, rompiendo fronteras y un día invadiendo vuestra tierra”, donde impondrá la “sharia” (ley islámica).

El Reino Unido inició el pasado mes bombardeos aéreos contra el EI en Siria, como parte de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, tras obtener autorización parlamentaria.

Hasta entonces, este país solo participaba en los ataques aéreos sobre Irak.

La Policía británica calcula que al menos 700 británicos han viajado a esos países para luchar con grupos yihadistas, de los cuales se cree que la mitad ha podido regresar al Reino Unido.

jrr

You might also like

Internacional

Ciudad planificada en Palestina, el sueño realizado

Luego de años de reveses, muchos palestinos están empezando a instalarse en la primera ciudad planificada que se construye en la Margen Occidental, un paso que tiene una fuerte carga

Internacional

Pokémon Go llega a la tierra de Pikachu; sale en Japón

TOKIO. Tras convertirse en un fenómeno global, el videojuego para smartphones Pokémon GO llegó hoy a Japón, lo que supone su entrada en Asia y en el país que dio

Internacional

‘La ocupación israelí ocasiona la ira palestina’, dice Ban Ki-moon

NACIONES UNIDAS. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se defendió de los ataques de Israel, que lo ha acusado de alentar el terrorismo, e insistió en el grave

Internacional

Identifican al atacante de Londres como Khalid Masood

LONDRES. El atacante que mató el miércoles a tres personas y dejó 29 heridos en Londres antes de ser abatido por la Policía, ha sido identificado como Khalid Masood, de

Internacional

Charlie Hebdo se burla de independencia catalana

Ciudad de México La revista satírica francesa Charlie Hebdo generó polémica, otra vez, con su última portada. Esta vez, el semanario galo ironizó con el desafío soberanista que se vive