La Unión Europea teme por su futuro

La Unión Europea teme por su futuro

www.excelsior.com.mx

www.excelsior.com.mx

CIUDAD DE MÉXICO.

Europa era diferente cuando los representantes de Francia, Holanda, Bélgica, Alemania, Italia y Luxemburgo, firmaron, el 25 de marzo de 1957, el famoso Tratado de Roma que dió vida al Mercado Común Europeo, la primera semilla de la actual Unión Europea, en la Sala degli Orazi e Curati del capitolio romano, adornado con un fresco del siglo VII que mostraba el fin de la guerra en la antigua Roma, como telón de fondo.

El gran proyecto comunitario nació gracias a un plan ideado por una élite intelectual liderada por Jean Monnet y que pudo concretarse gracias a la decisión que habían adoptado seis años antes los seis países de renunciar a sus respectivos poderes sobre la industria del acero y de carbón, que habían suministrado durante décadas los elementos de base para la militarización del continente.

El escenario de la firma del Tratado era doblemente simbólico, porque los seis líderes europeos que estamparon su firma en el documento, que afirmaba en su preámbulo que los Estados signatarios estaban “determinados a establecer los fundamentos de una unión sin fisuras más estrecha entre los países europeos”, pusieron en marcha un extraordinario proceso que erradicó del viejo continente el peligro de nuevas guerras.

Será un fin de siglo de unión en paz, libertad y prosperidad”, vaticinó ese día el alcalde de Roma, Umberto Tupini. El vaticinio del alcalde se cumplió y el pequeño club comunitario de entonces, alberga ahora a más de 500 millones de personas de 28 países, entre ellos nueve naciones que pertenecían al bloque comunista y dos países que fueron gobernados por férreas dictaduras de derecha.

Pero en los albores de 2016, la Unión Europea muestra un rostro diferente y que ha hecho temer a líderes tan dispares como los primeros ministros francés y holandés, Manuel Valls y Mark Rutte respectivamente, que la gran alianza puede estar al borde de una peligrosa implosión a causa de un fenómeno que nadie podía imaginarse: La ausencia de solidaridad entre los países miembros para hacer frente a la más reciente crisis que nació en el viejo continente a causa de la llegada de cientos de miles de refugiados.

La Unión Europea no puede hacer frente a la llegada de tanta gente”, advirtió el político holandés en el Foro Económico Mundial que cada año se realiza en Davos. “Las próximas seis u ocho semanas serán decisivas para la UE para poder controlar la presencia de los refugiados”, añadió en tono muy parecido a un ultimátum.

En el mismo Foro, Manuel Valls, junto con admitir que la crisis de refugiados había sobrepasado a la UE, advirtió que el problema de los refugiados y las amenazas terroristas amenazaban los principios de la UE y, peor aún, su estabilidad. “Si Europa no es capaz de proteger sus fronteras, entonces está en peligro la idea europea”, dijo el primer ministro francés.

La visión casi apocalíptica expresada por Valls y Rutte es compartida por el presidente del Parlamento europeo, el alemán Martin Schulz y la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, pero por razones diferentes. Schulz un europeísta de toda la vida, teme que la Unión Europea estalle en mil pedazos a causa del egoísmo mostrado por algunos países en la crisis de refugiados y no hace mucho admitió que esa posibilidad representaba un “escenario realista”.

Le Pen, en cambio, cree que las repercusiones potenciales de una salida de Reino Unido de la UE puede acelerar el fin de la casa comunitaria construida con paciencia, sacrificios y buena voluntad durante los últimos 60 años. “Yo comparo a Bruselas con la caída del Muro de Berlín. Si Reino Unido derriba una parte del Muro europeo, la UE está liquidada”, dijo en una entrevista concedida al diario británico The Telegraph.

Aunque Martin Schulz y Marine Le Pen tienen agendas políticas completamente diferentes – Schulz desea salvar a la Unión Europea y Le Pen quiere acabar con ella-, la simetría de sus puntos de vista sobre el estado de salud del continente refleja el profundo pesimismo que ha echado raíces en el bloque de países sobre el futuro de la UE.

Hasta hace muy poco era impensable, pero ahora los políticos no esconden su preocupación ante la posibilidad de una ruptura de la UE”, señaló Henrik Müller, un influyente columnista del portal Spiegel Online. “De hecho, el continente está sumido en una espiral autodestructiva, cuyas consecuencias podrían ser dramáticas”, añadió, al referirse a una predicción casi fatalista expresada por Jean Claude Juncker, el presidente de la comisión europea.

El efecto domino que puede acabar con la UE, según Juncker, puede comenzar con el fracaso del espacio Schengen, que permite la libre circulación de personas, y también mercaderías, una medida que ya está siendo aplicada por algunos países europeos para frenar o impedir la llegada de refugiados. “Si fracasa Schengen ya no existirá la libre circulación de personas y el mercado interno de la UE puede colapsar. Sin fronteras abiertas, el euro ya no tiene sentido”, señaló Juncker.

La tragedia que puede acabar con la UE tiene dos caras. Desde que estalló la crisis de los refugiados, la UE está dividida en dos grupos que se miran con desconfianza en cada cumbre comunitaria. Por una parte la “vieja Europa”, integrada por Suecia, Austria, Luxemburgo, Holanda, Bélgica Alemania y en menor medida Francia, la llamada “coalición de buena voluntad” como la bautizo el periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung. En el campo contrario, el “Grupo Visegrád” formado por Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia.

La “coalición de buena voluntad” sigue insistiendo en acoger a los refugiados y reubicarlos en los 28 estados miembro. El grupo Visegrág en cambio, propone construir un nuevo muro europeo en sus fronteras para impedir la llegada de los refugiados, una medida que ya concretizó Hungría en su frontera con Croacia y Serbia, donde levantó una valla de alambres de espino.

La crisis de los refugiados se ha convertido en una crisis de solidaridad”, constató el presidente del Parlamento Europeo en un debate reciente y advirtió que la falta de solidaridad que existe en los países del este de Europa podría convencer a Bruselas a tomar una medida que haría estallar a la UE: Congelar la ayuda estructural a estos países, como lo ha exigido el canciller austriaco, Werner Faymann.

You might also like

Internacional

El terrorismo ataca al futbol; mueren aficionados del Real Madrid

BAGDAD. Al menos 16 aficionados iraquíes del club de futbol Real Madrid murieron esta madrugada y más de 20 resultaron heridos en un tiroteo contra una cafetería de la ciudad

Internacional

Los Obama dan su último mensaje de Navidad

WASHINGTON. El presidente de EU, Barack Obama, y la primera dama, Michelle, recordaron hoy el valor de la acogida en su octavo y último mensaje de Navidad desde la Casa

Internacional

Temporada de huracanes de este año podría ser la peor desde 2012

MIAMI. Expertos estadunidenses elevaron sus proyecciones para la temporada de huracanes del Atlántico, Golfo de México y Caribe de este año, y prevén que podría ser la más fuerte desde

Internacional

Rescatan con éxito a pasajeros de crucero incendiado en Puerto Rico

SAN JUAN. Las autoridades puertorriqueñas desalojaron a cientos de pasajeros de un crucero proveniente de República Dominicana que se incendió hoy a pocos kilómetros de atracar en San Juan, incidente

Internacional

Trump actuará rápido: Pence; entrevista con ‘The Wall Street Journal’

CINCINNATI. El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, planea actuar de forma rápida para alcanzar sus objetivos de reformar las leyes en materia de inmigración, impuestos y salud, aseguró