El poder ¿para qué?

El poder ¿para qué?

 

 

Todos los que aspiran a la gubernatura por Oaxaca, sin excepción, se sienten los destinados a cambiar la entidad. Es más, ellos mismos así lo dicen. Si no son ellos, nadie más podrá sacar a Oaxaca del fondo de la tristeza.

Gobernadores van y gobernadores vienen y la situación de la entidad no ha cambiado para nada a pesar de haber prometido en sus campañas que ellos sí podían sacar adelante a Oaxaca.

Todos los gobernadores que ha tenido Oaxaca, han llegado por las mismas palabras mágicas. Lo increíble es que el pueblo les cree una y otra vez. Parece como si el oaxaqueño no tuviera memoria. Si los oaxaqueños tuvieran registradas esas palabras de los gobernadores anteriores, estarían a la defensiva cada vez que alguien les asegurara que el cambio lo tienen enfrente.

Si hacemos un recuerdo, ¿cuántos de esos gobernadores lo ha logrado? De hecho, ninguno. Todas las promesas, todas las palabras que le echaron encima al pueblo se olvidaron en el camino del merecimiento. Con esto está demostrado que lo importante para ellos era el poder para sentirse omnipotentes.

Por lo menos, los últimos cinco gobernadores que ha tenido Oaxaca, le han fallado a su pueblo. Ninguno pudo cambiar la entidad como prometieron, sin embargo, ellos mismos aseguran que durante su periodo hicieron verdaderos y notables cambios.

La historia nos demuestra que no es así: cuando tuvieron el poder en la mano lo guardaron y lo acumularon para repartirlo entre sus allegados. En realidad, ninguno de ellos lo supo emplear, sólo se les fue en frivolidades. Desgraciadamente creyeron que para eso era el poder.

Todos los gobernadores han hecho lo mismo: cuando el candidato se convirtió en gobernador, a los pocos meses comenzó a sentir que todo Oaxaca le debe la vida, entonces, la ciudadanía tuvo que aguantarse y someterse a los caprichos del señor.

Hay algo más que la historia nos ha enseñado, que los sueños son sólo eso: sueños. Lamentablemente, muy pocos gobernadores se han percatado que el poder es para emplearse. Los que se dieron cuenta de eso, fue como un chispazo de lucidez.

Todos esos hombres poderosos que ha tenido la entidad, han querido dejar su huella para ser recordados, de ser posible, eternamente. Pero por mala suerte, o por su poca capacidad, no pudieron trascender más allá de los días de su sexenio. Después de esa fecha fueron olvidados. Dos o tres regresaron pero para manejar el poder tras el trono, pero ni aún así han trascendido.

La ambición y la trascendencia son inherentes al hombre, es por eso que todos los que pasaron o los que ahora ambicionan el poder del gobierno estatal, lo hacen para trascender, algo así como lo hizo Ramsés II, quien reinó por 66 años, y su poder fue tan grande que sólo quedó en unas pirámides enormes. Al final de cuentas, unas piedras lo representan.

Napoleón Bonaparte no fue la excepción. En 1812 encabezó un ejército de más de un millón de hombres que marchaba hacia las puertas de Moscú. Tres años después estaba en la isla de Elba.

Hitler, en 1940, comandaba el ejército más poderoso del mundo. Cinco años después se quejaba de que sólo Eva Braun y su perro, eran los únicos fieles a él.

Dirán los lectores de estas comparaciones son desproporcionadas, pero no, la historia siempre es la misma en cualquier nivel. La mayoría de estos hombres que saborearon el poder, después de no tenerlo, se convirtieron en lo mismo: unos seres frustrados que trataban de hacer lo que no pudieron a través de otras personas. Ese es el poder tras el trono.

Cuántos gobernadores oaxaqueños conocen ustedes, que después de su sexenio se hayan ganado el respeto de la población por haberse dedicado en cuerpo y alma a resolver los verdaderos problemas de la entidad. Cuántos de ellos han dejado los sueños de grandeza y trascendencia para salir al campo y conocer de viva voz los problemas de las zonas indígenas y más apartadas de nuestra sociedad. ¿Cuántos?

La grandeza no se encuentra en los símbolos ni en las apariencias, sino en los resultados de su periodo gubernamental. Cuando los gobernadores estaban a punto de dejar el poder, se comenzaron a dar cuenta que el tiempo se les agotaba, pero hasta el séptimo año, comenzaron a reconocer su realidad y les empezó a carcomer su arrepentimiento. Hasta entonces se dieron cuenta que ya era demasiado tarde para regresar. El poder no es lo que tuvieron en la mano, sino lo que hicieron con él.

Seguramente todos los gobernadores tuvieron el mismo grado de poder, y con él, pudieron haber hecho un enorme bien.

Después de sexenios y sexenios, encontramos que Oaxaca permanece igual. El uso del poder nadie lo ha sabido administrar. Oaxaca es, tal vez, la única entidad de país que tiene todo para ser explotado, pero los intereses del bolsillo han pesado más que el interés por el crecimiento y la productividad.

A la fecha, ningún gobernador ha logrado transformar  la entidad, si alguien lo hubiera logrado medianamente, su trascendencia estaría marcada en todos los oaxaqueños.

Seguramente, los que en este momento aspiran a llegar a la gubernatura de Oaxaca tienen buenos propósitos, así como también los tuvieron los gobernadores que pasaron por ahí. Todos entendieron la necesidad de trabajar verdaderamente por la entidad, pero les pasó como a los niños pequeños que saben que no se debe hacer pero lo hacen de todas maneras, prefirieron el beneficio del poder y acabaron en lo efímero.

Si los que en este momento aspiran a la gubernatura buscan el poder con el fin de servir, entonces, ¿por qué no lo hacen desde donde se encuentran? ¿Por qué forzosamente buscan servir desde el poder?

Ahora, ¿cuántos de los que aspiran a la gubernatura oaxaqueña lo hacen por motivos propios y no por el interés de alguien que está atrás de ellos?

¿Cuántos de ellos tienen la verdadera intención de cuidar y proteger su nombre?

Digan, señores que aspiran a sentarse en el lugar de más dignidad en la entidad, ¿para qué quieren el poder?

 

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

You might also like

Horacio Corro

Bandera e himno tricolor tricolor

    Sólo nos quedan unas horas para que termine el mes de septiembre, el mes tricolor, y ya no se ve por ningún lado, las banderitas tricolores de México.

Horacio Corro

¿Tú Robas…?

    Así como hay compañías que roban y explotan a sus empleados, también hay empleados y empleadas que roban descaradamente a las empresas en las que prestan sus servicios.

Horacio Corro

Siguen las agresiones a periodistas

      La mayoría de periodistas de los diferentes medios de comunicación en todo el país, hemos marchado por las calles de las ciudades en demanda de justicia por

Horacio Corro

Quejas del síndico Procurador de Juxtlahuaca

    Quiero hacerles una pregunta: ¿a quiénes le sirven los servidores públicos?, la respuesta obligada sería que nos sirven a nosotros, a los ciudadanos. Pero según parece, que en

Horacio Corro

Las mentiras de Heliodoro Díaz Escárraga

      Sin duda, una de las máximas ambiciones de cualquier  político, es la de ocupar algún cargo público en el nivel que sea, con tal de estar cerca