*.-Urge la paz  *.-Hay que actuar.

*.-Urge la paz *.-Hay que actuar.

Atrás han quedado los años en que la vieja e histórica ciudad de Juchitán de Zaragoza, localizada en la región istmeña, era la cuna de las tradiciones y la cultura de esa zona, días en los que la gente podía sentarse por las tardes junto a la puerta de entrada de su casa y refrescarse mientras comentaban los asuntos cotidianos.

 

Hoy en día eso ya no puede ser posible, la inseguridad se ha apoderado de esta pintoresca ciudad, en donde por décadas reino la fatídica COCEI y que hoy ese reinado fue desplazado por los diferentes grupos delincuenciales que se disputan la plaza.

 

Desde hace mas de cinco años, la paz y la tranquilidad se fue de Juchitán de Zaragoza,  e inició la etapa de la intranquilidad, pues las ejecuciones, violaciones, secuestros y extorciones comenzaron a ser el pan de cada día.

 

Los juchitecos hoy en día viven en medio de una constante inseguridad, ya no pueden ser libres de salir de sus casas después de las 20 horas, pues sus vidas corren peligro, la ciudad se ha convertido en un refugio de malvivientes, desde los indocumentados que deciden establecerse ahí, pasando por los “Maras salvatruchas” que andan huyendo de la justicia en el Salvador, hasta los jefes de los diferentes carteles que hay en el país, todos quieren la supremacía y para lograrlo no se tientan el corazón.

 

Familias enteras han abandonado Juchitán en los últimos 5 años, ya no quieren saber nada de su tierra natal, pues saben perfectamente que si permanecen en ese lugar sus vidas corren peligro y como no tienen a quien acudir, optaron por huir de sus raíces y de esta manera preservar su vida.

 

Las autoridades policiacas, y municipales, se hacen de la vista gorda, para ellos todo esta en orden, todo esta bien, no pasa nada, para la policía ministerial todo transcurre sin novedad, mientras en las calles la gente se esta matando.

 

Los comerciantes, amas de casa, empresarios y estudiantes ya ni soportan el clima de intranquilidad e inseguridad en el que viven, quieren la urgente intervención policial, pero ya no quieren a nadie del gobierno del cambio, quieren de plano la intervención de la Policía Federal o de la gendarmería, pues las policías locales ya no infunden respeto, debido a sus nexos con el crimen organizado.

 

El gobernador del estado no ha sido capaz de poner orden en esta zona, quizás por ello ni la visita, y además por lo que se ve, poco le importa, pues no quiere saber nada de esa región  caliente, que solo problemas ocasiona.

 

El pueblo juchiteco quiere y reclama, con justa razón, un poco de paz, quiere que vuelvan los tiempos de la tranquilidad, ya no quieren vivir entre barrotes, pues así han tenido que proteger sus propiedades, casas llenas de herrería por todos lados, para evitar la incursión de los maleantes.
Sabemos que el gobierno tiene mucho trabajo, pero debería de voltear su vista para esa bella región de Oaxaca y darle un poco de paz a los juchitecos, que a gritos piden paz.   

You might also like

Fernando Cruz López

*.-¡¡Ya basta!! *.-¡!No mas¡¡

    Por todos los rincones del territorio Oaxaqueño, surgen miles de voces inconformes con las constantes marchas, plantones, bloqueos carreteros, mítines y demás movilizaciones que el magisterio oaxaqueño y

Fernando Cruz López

*.-Todos quieren *.-La negra noche.

    Quien llegue a gobernar Oaxaca, en la próxima administración gubernamental, tendrá que ser un político visionario, experimentado y sobre todo que sepa aplicar la ley sin distingos partidistas

Fernando Cruz López

*. – ¡Al rescate!! *. – Llego el apoyo

Vision Política.   Luego del anuncio del aumento a las gasolinas en todo el país y los estragos que ya está causando en la economía de millones de mexicanos, no

Fernando Cruz López

*.-Las reformas *.-Hay esperanza.

Las condiciones en las que el presidente Enrique Peña Nieto encontró al país, lo orillaron a crear un paquete de reformas estructurales derivado de un diagnóstico claro sobre la situación

Fernando Cruz López

*.-Se acabo la fiesta *.-Pobre turismo

Como cada año, las fiestas de la Guelaguetza en esta ocasión, resultaron todo un éxito. Son fiestas que se venden por si solas, no hay que difundirlas, no hay que