Me agreden policías municipales

Me agreden policías municipales

Nunca me imaginé que al llegar al segundo informe del presidente municipal de Huajuapan, Luis Guadalupe Martínez Ramírez, me esperara una recepción.
Primero, me di cuenta que todas las calles que dirigen al parque municipal de la ciudad estaban cerradas por elementos policiacos. Me imaginé que era tanta gente la que estaba reunida alrededor del presidente, que por eso habían cerrado los accesos. En realidad no era tanta la que se había reunido allí para tanta pantomima. Imagínense el número total de trabajadores de confianza del ayuntamiento, más los simpatizantes del Partido acción nacional, todos ellos eran los que hacían un cordón humano para cubrían al aglomerado que llegó a escuchar el mensaje. Esto quiere decir que no era tanta gente.
Cuando algunos ciudadanos sacaron sus pancartas en contra de las acciones del ayuntamiento para exhibirlas al público, algunos trabajadores del ayuntamiento y miembros del PAN, inmediatamente se pararon frente al grupo de personas inconformes con la intención de cubrir los mensajes. Justo en ese momento, para distraer a la audiencia, un grupo de personas comenzaron a echar porras y vivas en honor al presidente municipal como para que el auditorio no tomara en cuenta las expresiones de algunas personas descontentas con el actuar del municipe.
Como cualquier periodista, corrí por atrás del quiosco para llegar al otro extremo y tomar algunas fotografías de las personas que se expresaban en la plaza de la libertad de expresión. Cuando quise entrar al área donde se encontraban los de los carteles, unas mujeres del PAN no me permitieron entrar después de enterarse de mi nombre al acreditarme como periodista. Me arrepentí de haberlo hecho porque me empezaron a empujar y a aplastar. En esos movimientos pude percibir sus gelatinosos cuerpos, mientras que otro sujeto me dio de golpes en las costillas y en el hombro, además de que me arrastró hacia afuera del evento. Después de eso se fue corriendo, y sus compañeros que también allí estaban, se fueron tras de él para cubrirle las espaldas. Yo lo seguí con la intención de tomarle algunas fotografías, pero sus mismos compañeros me empujaban durante el camino. Uno de ellos le puso un suéter en la cara para ocultar su rostro.
Cuando prácticamente yo iba corriendo tras de él por el pasillo sur queda a la esquina de la casa de la cultura llegaron los policías para proteger al enmascarado, entonces yo fui el detenido por los elementos policiacos. Uno de ellos, de nombre Patricio, me arrastró hasta la calle Valerio Trujano donde me quiso quitar el teléfono celular con el que había tomado las fotografías al sujeto.
Así que si pude correr por los pasillos y me pudieron llevar los policías hasta la calle, quiere decir que no había gente en el evento, toda esa parte estada deshabitada. Ya para ese momento mi boca me sabía a estropajo de baño público. ¡Qué coraje! Y todo esto fue como resultado de que se enteraran de mi nombre.
Ahí me quedé, a media calle, paralizado por la amenaza y la torcedura de brazo que me hizo el policía, mientras que a Luis de Guadalupe se le escapaban en ese momento los gallos al gritar “viva Huajuapan”, y se lucía frente a su invitado de honor, el hijo del exgobernador de Oaxaca, Alejandro Murat.
Cuando yo me dirigía nuevamente al parque municipal, un elemento de policía se me paró en frente para decirme “señor, yo ahorita le estoy preguntando cuál es su problema”. Cómo es posible que este elemento me haya preguntado eso, cuando yo no me había quejado con nadie. Si quieren ver el video, pueden buscarlo en periscope, para certificar lo que les digo.
Cuando me acerqué al policía que me agredió, en ese momento él le platicaba al jefe de la Policía Municipal, José Miguel Camacho Morales, lo que me había hecho, pero cuando yo le comencé a recriminar sobre su agresión, Miguel Camacho y Christian Reyes, el comisionado de la policía, se retiraron de ese lugar.
No cabe duda que la orden de Luis Guadalupe era atacarme. Ahora me preocupan mis compañeros periodistas que viven en esta ciudad de Huajuapan. Lo que me hicieron fue un aviso para todos los trabajadores de los medios de comunicación de la ciudad, y para que se anden con cuidado y no critiquen los escandalosos manejos municipales. Me preocupan mis compañeros que con documentos en mano, han demostrado las corruptelas de esta administración.

Twitter:@horaciocorro
Facebook: Horacio Corro
horaciocorro@yahoo.com.mx

You might also like

Horacio Corro

Cómo ganar enemigos (la 22)

Casi en cualquier librería podemos encontrar montón de manuales que hablan de cómo ganar amigos. Sin embargo, en esos lugares que he recorrido, nunca he visto un libro que hable

Horacio Corro

El racismo de los chilangos

      El problema de los maestros en el D.F. ha crecido en intensidad y se ha mantenido en el vérti­ce de la noticia diaria y de la pública

Horacio Corro

Los antivalores de Alberto Esteva

    ¿Saben ustedes de dónde viene la naranja? Claro. Viene de la semilla. La semilla le da identidad al árbol. Si sembramos una semilla de aguacate, no vamos a

Horacio Corro

Los dipuchagos

    La verdad es penoso, causa tristeza, indignación y sobre todo, porque una sobre otra hacen el ridículo los inactivos diputados locales de la 62 legislatura de nuestro Estado.

Horacio Corro

Niños abandonados por sus padres

      Antonio era el mayor de 4 hermanos. En aquel entonces tendría 5 años de edad; su hermanita, 3; el siguiente era un niño de un año y