Luis de Guadalupe el Sabelotodo

Luis de Guadalupe el Sabelotodo

 

 

 

Por desgracia, casi siempre, nos encontramos en todas partes a personas que saben más que uno. Cuando hablamos de amor, por ejemplo, esas personas nos dicen que también lo han experimentado y en mucho mayor escala. Son de esas personas que siempre saben más de todo y tienen la solución para todo. Ellos son los sabelotodo.

El peligro con esas personas, es que si sigues conviviendo con ellas llevas las de perder. Ellas te pueden contar durante horas todas sus penas o todas sus glorias.

¿Conocen ustedes a alguien así? Yo sí. Se llama Luis Guadalupe Martínez Ramírez, es el presidente municipal de Huajuapan de León.

Cada palabra que sale de su boca la dice con tal autoridad que muchos se la creen. Pero él supone que tiene el don para opinar sobre decoración, arquitectura, vialidad, literatura y últimamente de arte culinario. Su autoridad es tal que por eso se ha ganado el nombre de sabelotodo.

Muchos se han de haber enterado de una regañiza que les dio mis compañeros de radio, Paco Guevara y Denise Luengas, a los 10 días de iniciada su segunda administración municipal. Los regañó porque leyeron al aire un documento del ayuntamiento sobre los cobros de la recolección de basura. Paco Guevara trató de explicarle que ellos sólo reprodujeron un documento oficial. Pero necio el sabelotodo de Martínez Ramírez, los sermoneó porque “no supieron medir la trascendencia de lo que habían ocasionado en la ciudadanía”.

Hace días estuvo el presidente Luis de Guadalupe en esa misma emisora y en el mismo programa de radio, para darle a mis compañeros unas clases de periodismo. Entre otras cosas les dijo que sería bueno que para equilibrar la opinión, entrevistaran a los integrantes de los comités que son los responsables de las obra. En otras palabras, dijo que lo que opinaban los inconformes, no vale, no sirve, no le hace imagen. Y luego de eso comenzó a hacer referencia de los trabajos que él está haciendo. Él, él, el.

Él nunca habla de un equipo de trabajo, nunca respeta la actividad de los regidores ni mucho menos de sus directores. Simplemente, para él, son unos x.

Afortunadamente Denise Luengas, paró en seco al presidente municipal cuando comenzó a hablar de sus virtudes, pues el tema era sobre la mala construcción de la calle 21 marzo.

Pero en fin, las palabras del señor sabelotodo, resonaron para lucirse frente al auditorio al darles una cátedra de cómo se hace un reportaje. El sabelotodo siempre se luce frente a todos, y Luis de Guadalupe cumple matemáticamente la regla. En esta ocasión, tachó a los periodistas de incompetentes. ¡Lo que es la ignorancia, no?

Díganme si no son bien suertudos los huajuapeños al tener un presidente municipal sabelotodo, que además, cumple con todas las características de quien ostenta este nombre. Cuando el sabelotodo Luis de Guadalupe se ve en aprietos, o cuando no tiene la tuerca bien apretada, suele no reconocer nada por eso siempre afirma: “¡Yo no sabía nada de eso! ¡No estaba enterado!”

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

 

You might also like

Horacio Corro

Carta a Hugo Jarquín

    A veces no entiendo el destino. No sé por qué te puso en la cresta de la ola política, donde según mi sentir, no te corresponde. Hace días

Horacio Corro

El mes de los mexicanos por Horacio Corro Espinosa

    Indudablemente, la gran fiesta de los mexicanos era el 16 de septiembre, precedida, claro, por el Grito de la noche anterior. Déjenme contarles que esta festividad se instituyó

Horacio Corro

Mil elefantes sobre la tela oaxaqueña

Nadie tiene idea de cuándo vaya a terminar esto. Lo cierto es que de tanto grano, la gente ya tiene bien cargado el buche. También, les puedo asegurar que no

Horacio Corro

Los antivalores de Alberto Esteva

    ¿Saben ustedes de dónde viene la naranja? Claro. Viene de la semilla. La semilla le da identidad al árbol. Si sembramos una semilla de aguacate, no vamos a

Horacio Corro

El guarurismo un mal necesario

      Los jóvenes de hoy ven al guarura como una figura normal que sirve para proteger al político o al empresario de las importancias. Hace años, nadie hubiera