Día del locutor

Día del locutor

 

 

Así como cuando niños todos quisimos ser bomberos, de más grandes, un día soñamos con trabajar en la radio para que todos nos escucharan.

Ser locutor es como un sueño para muchos. La voz del locutor puede tocar a miles de personas a la vez, y esa voz puede ser convertida en muchas características físicas del poseedor, es por eso que la radio es mágica.

Siempre hay una voz del radio con la que ha crecido la gente. Muchas de esas voces permanecen en el recuerdo y en corazón del auditorio. Y sin conocer físicamente al poseedor, la gente la busca mientras hace sus trabajos domésticos o al manejar el automóvil o al trabajar en la oficina, en fin. Con el tiempo esas voces se convierten en las acompañantes personales.

A cada uno de nosotros, según la edad, nos tocó crecer con los diferentes tiempos de la radio. A mí, por ejemplo, me tocó disfrutar de Kalimán, Corona de lágrimas, Tres patines, Chucho el roto, entre otras radionovelas. Esas historias las representaban hasta con los mínimos sonidos para transportar a los oyentes dentro de las situaciones de la obra. Creo ahí es donde experimenté ser un ciego, porque veía a través de los oídos. Yo disfrutaba más por mis oídos que por la vista. Los oídos ponían en alerta mis otros sentidos que me permitían palpar, oler, ver lo que no tenía enfrente y pasar por diferentes estados de ánimo al mismo tiempo.

Por todas esas vivencias que tuve desde niño con este medio, siempre he pensando que la radio no es un medio de comunicación, sino un medio de imaginación.

Desde luego que locutor no es sólo el que se dedica al entretenimiento, como mucha gente así lo entiende, sino también es el que da noticias y todo aquel que provoca ciertas emociones en los radioescuchas. Locutor es el que tiene la capacidad de interferir sobre el individuo y la colectividad social. Esto puede ser de beneficio, pero también perjudicial.

Pensándolo más detenidamente y a fondo, locutor viene de locutorio. Los locutorios eran unas ventanitas por donde se podía uno comunicar con los detenidos en las cárceles, o con las monjas en los conventos.

Locutorios también son las casetas telefónicas, ventanillas de oficinas y otros lugares destinados al uso individual. Así que, si todos hemos usado estos medios para comunicarnos con alguien, quiere decir que también somos locutores. Sí, locutores, aunque no todos son trabajadores de la radio y la televisión, que es lo que se celebra este día.

Así que un saludo para cada uno de estos trabajadores, aunque no los conozca personalmente, pero me los imagino por sus pausas y sus ritmos al hablar.

Qué bueno es celebrar este día, pues desde que se inventó la radio y la televisión, cambiaron nuestras normas y valores, y además, aumentó el nivel de información. Todo mundo comenzó a tener más conocimientos desde la invención de la radio, desde entonces ya no fue tan difícil estar informado.

A todos los que están atrás de los micrófonos y hacen posible informarnos, divertirnos y entretenernos, así como a todos los que funcionan como anónimos pero que también son trabajadores de esos medios, a todos ellos, un saludo especial y un abrazo en su día.

 

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

You might also like

Horacio Corro

Alberto Esteva, un mitómano

    ¿Qué ciudadano no se ha quejado de la situación que vive Oaxaca? Todos de alguna manera hemos sido afectados en algún sentido de nuestra vida. Nadie se ha

Horacio Corro

Oaxaca, ejemplo de impunidad: caso Said

      Creo que somos muchos oaxaqueños los que nos preguntamos ¿por qué existen tantos problemas de impunidad y corrupción bajo el cobijo de los mismos jueces? Desde luego

Horacio Corro

Quejas del síndico Procurador de Juxtlahuaca

    Quiero hacerles una pregunta: ¿a quiénes le sirven los servidores públicos?, la respuesta obligada sería que nos sirven a nosotros, a los ciudadanos. Pero según parece, que en

Horacio Corro

El costo de las campañas políticas

  Muchos creen que el acarreo de gente para las campañas políticas, se hace siempre de las colonias proletarias y bajo engaños. Pues fíjense que no, el acarreo no nada

Horacio Corro

Llegó el momento de despedirse

    Quiero decirles a todos los lectores, que esta es la última colaboración que escribo. Es triste decirlo pero todas las cosas tienen un principio y un fin, y