¿Cómo vez a los nuevos diputados?

¿Cómo vez a los nuevos diputados?

Una de las preguntas obligadas en este momento es: ¿y cómo vez a los nuevos diputados?

La gente que tare algo atorado en su vida, lanza esta pregunta y al mismo tiempo suelta la respuesta. Esa es casi siempre la actitud de la persona constipada, estreñida pues. Entonces, lo mejor es dejar que se desahogue para matar dos pájaros de un tiro. Te conviertes en un terapeuta y te enteras de lo que ni te imaginabas. Después de eso, te abasteces de información y la otra persona queda libre de sus traumas.

Mucha gente se pregunta: ¿porqué las mismas personas otra vez? Y las respuestas que ellas mismas se dan, van desde lo sorprendente a lo verdaderamente baboso.

Como sabemos, Oaxaca ha vivido desde hace varios años, en el sótano del sótano del desprestigio de la política. Aún así, hay mucha gente dizque política, que pretende entrar a las filas de un cargo público, que más tarde, equivocadamente, le llaman “cargo político”. Con esta confusión de términos todos empezamos mal.

Por ese desconocimiento, los partidos políticos han abusado para su conveniencia, y al pueblo lo han olvidado. Si los partidos estuvieran a lado de sus electores, no hubiera crisis partidaria. La crisis en la que viven los partidos políticos en México, ha permitido que la sociedad, por no sentirse representada, busque ser incorporada en organizaciones civiles.

Desde que comenzaron las campañas políticas a diputados, militantes de otros partidos fueron a ofrecer sus servicios a los candidatos de otros partidos distintos al suyo. Y otros más, cambiaron toda su vida de militancia política por otro partido distinto con tal de obtener la candidatura. Esto no es más que el reflejo del poco valor que le tienen a su palabra misma.

Los que llegaron a la diputación con esos chanchullos, seguramente están dispuestos a todo. ¿Alguien no sabe lo que es todo? Todo es todo.

Esos llegaron con todas sus fuerzas a la curul, porque saben que ahí se les pagará bien, incluso, obtendrán poder, dominarán e influirán sobre otras muchas áreas. Además, si cometen algún abuso y se les descubre, tendrá protección, lo que quiere decir impunidad.

Hay otros que buscaron esa posición porque están seguros de que no trabajarán demasiado. Así que tendrán a su disposición dinero, poder, protección, poco trabajo y poco esfuerzo mental. Desde luego que no dejan de lado mujeres, fiestas, parrandas, reventones y chupe, mucho chupe.

A estas hora, todos los diputados federales ya están bien sentados en sus sillones cómodos, a quienes ya los comenzaron a ventanear y a calificar generosamente de adjetivos como flojos, mentirosos, mantenidos, traidores, desunidos, trepadores, cínicos, aprovechados, y hasta de borrachos, maricones y mujeriegos.

De los poquitos que conozco, tengo que decirles me da gusto saber de ellos. Sé que a lo largo de sus vidas han llevado una vida extraordinariamente coherente por su constancia y reconocimiento a la tranza y a la mentira. Por eso, nada más por eso, hay que felicitarlos. Sus nombres… para los que no conozcan sus curriculums, poco a poco irán saliendo.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

You might also like

Horacio Corro

Déjenme aludirles la madre

10 de Mayo, “Día de las Madrecitas”, festividad que sin ser reconocida como día feriado por las autoridades, se convierte en un día de descanso “casi” obligatorio. Desde luego que

Horacio Corro

Nuevo transporte para Oaxaca

Hace días, una señora me dijo que ella odiaba a los camiones urbanos de esta ciudad de Oaxaca. ―Y quien no, le dije. Me aseguró que esos humeantes y destartalados

Horacio Corro

Me gustan las Mónicas dentro de Mónica

      Hablar de la mujer es un tema apasionante y complejo. La mujer, desde el principio del mundo ha ocupado espacio, tiempo y dimensión. En la antigua Grecia

Horacio Corro

Apodos, motes y alias, en subasta

  Cuando conocemos a una persona, casi siempre la relacionamos con su apellido más raro o más original. No es frecuente que se le llame a una persona por sus

Horacio Corro

El aguijón de Pedro Matías

Es frecuente que el aguijón del desaliento obligue a cuestionar la eficacia del oficio del periodista. Después de que el periodista escribe y pública, viene la angustia que provoca el