Cómo ganar enemigos (la 22)

Cómo ganar enemigos (la 22)

Casi en cualquier librería podemos encontrar montón de manuales que hablan de cómo ganar amigos. Sin embargo, en esos lugares que he recorrido, nunca he visto un libro que hable sobre cómo perder amigos.

Perder amigos es muy sencillo, cualquiera lo puede lograr sin necesidad de capacitación alguna. Para hacerse odioso hay que pensar y sentir que eres el más importante del mundo, el más valioso y que sólo tú tienes la última palabra. Este recurso no falla.

Otro consejo: debes creer y expresarlo a través de todos los medios que eres el salvador del pueblo. Te debes arrogar el derecho de que lo que tú dices y haces es para beneficiar a los demás. Y si alguien te dice que nadie te dio el poder para ser el representante del pueblo, debes demostrarle a todos, por la fuerza, que eres el único poderoso.

Algo más: trata con la punta del pie a los que dices defender. Finge interés por ellos pero utiliza a cuantos te apoyen para que les cierren el paso, violen sus derechos, los humillen y les roben a los que no estén contigo.

No sé por qué me acuerdo en este momento de la Sección 22. Bueno, creo que ya sé. Ellos se convirtieron en fieles cumplidores de estos requisitos.

Después del 2006, después de que la sección magisterial tuvo el apoyo del pueblo oaxaqueño, en poco tiempo se ganaron el odio y la antipatía del mismo. Se llegaron a creer tan importantes, tan salvadores del pueblo, que se convirtieron en los enemigos del mismo. Todas las acciones que realizaban, no las hacían en contra del gobierno, sino en contra del pueblo.

El líder de la 22, Rubén Núñez Ginés, se declaró político hace apenas unos días, y aseguró que por eso le pagaban. Con eso dejó bien claro que vivía de nuestros bolsillos, como muchos políticos lo hacen. Es claro, pues, que su interés estaba en el poder y en el enriquecimiento.

Cada golpe que dio la Sección 22 de la Coordinadora nacional de trabajadores de la educación, fue directo contra los niños oaxaqueños al coartarles su educación.

Una de las primeras declaraciones de Núñez Ginés, minutos después de que Gabino Cué dio a conocer la reforma al Ieepo, dijo que era una traición al pueblo de Oaxaca.

En ese momento, tal vez, al líder de la 22, aún no le caía al 20, por eso su declaración fue la de siempre. La de que el oaxaqueño es un ser sumiso, que siempre está con los brazos caídos para que nos asalten, nos violen, nos atropellen, no secuestren y hasta nos desaparezcan.

Hasta ese momento era su flatulencia mental implícita en la suposición de que era nuestro líder.

Afortunadamente el gobierno Federal metió las manos por Oaxaca, al sacarle de los bolsillos lo que les daba poder: el dinero.

Después de este duro golpe, López Obrador trata de intervenir en favor de la sección 22. La pregunta es: qué intereses mueven a este personaje para sentirse dolido por lo mismo, cuando era tan amigo de Gabino, y cuando el pueblo de Oaxaca fue durante años el desposeído, el amenazado, el perseguido y el acosado.

¿Será que también estaba en la nómina?

Tan fácil que es perder amigos, ¿verdad?

 

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

You might also like

Lo mas reciente

Gabino, nos ve como babosos

En esta época, cuando comienzan a darse los movimientos dentro de los partidos políticos para elegir a los candidatos, la gente siempre se pregunta: ¿Ese también es líder? Desde luego

Horacio Corro

Catástrofe electoral

  En serio que no acabo de entender la catástrofe electoral por el abstencionismo en la entidad oaxaqueña. Aproximadamente fue a votar el 40%. ¿Y qué pasó con el resto

Horacio Corro

Vejez

Para algunos, envejecer es una razón para darse por vencidos, para abandonar toda esperanza y continuar únicamente existiendo en la tediosa espera del cercano final que, seguramente, ha de ser

Horacio Corro

El tiempo de los ciudadanos y el de la 22

  Desde hace miles de años la gente siempre se ha preocupado por saber qué es el tiempo. Se han escrito libros gruesos y delgados, se dan conferencias, se hacen

Horacio Corro

El mes de los mexicanos por Horacio Corro Espinosa

    Indudablemente, la gran fiesta de los mexicanos era el 16 de septiembre, precedida, claro, por el Grito de la noche anterior. Déjenme contarles que esta festividad se instituyó