Maltrato al niño José

Maltrato al niño José

 

 

 

Cada vez que vamos a inscribir a nuestros hijos en algún escuela, nos preocupamos por llevarlos a un lugar donde ofrezcan la mejor oportunidad para que reciban una educación que les favorezca en cultura general y se encuentren en condiciones de igualdad; donde desarrollen sus aptitudes, su sentido de responsabilidad moral y social y con el tiempo, lleguen a ser útiles a la sociedad.

Esta preocupación incumbe, en primer término, a los padres de familia, y en seguida, a las autoridades educativas quienes deben esforzarse por promover el goce de este derecho.

Desafortunadamente, no en todas las escuelas se preocupan por esa garantía. En la mayoría, diariamente se viola la Declaración de los Derechos del Niño.

Conozco un caso triste y vergonzoso, donde se ofende y maltrata a los educandos. Estos agravios se dan en la escuela Primaria “José María Morelos” de Santiago Huajolotitlán, muy cerca de Huajuapan de León.

A pesar de las frecuentes pláticas que ha tenido la mamá del niño maltratado con los maestros de la escuela, en vez de corregirse, se han agravado.

Se trata del niño José López Cruz, del primer grado grupo “A”, y su maestra Anita Vianey Lagunas Rojas, cada día agarra más vuelo contra el niño para sorrajarle más maldiciones que enseñanzas.

Habrá que decir que José, no es como los demás niños, porque no tiene la facultad física para moverse como cualquier otro de sus compañeros. El usa una silla de ruedas para desplazarse, y para desarrollar sus trabajos manuales o simplemente para escribir, tiene muchos problemas por su misma condición física, pero esto no lo reconoce, no lo entiende su maestra.

La escasa preparación de la profesora Anita Vianey Lagunas, la hacen perder la razón por la lentitud física del niño, es por eso que a cada rato lo regaña, lo ofende y lo denigra.

Ese maltrato nada más se queda en el niño con discapacidad motriz, sino que se extiende hacia el resto del grupo.

Y lo peor, sus compañeros maestros saben del maltrato físico y psicológico que la maestra ejerce sobre los alumnos, y a pesar de eso la solapan, es más, hasta le aplauden.

Cuando la mamá de José, Verónica Cruz Rendón, habló con la directora de la escuela, la profesora Rita Vianey Rojas Trujillo, ésta le respondió lo siguiente  “Esta usted en todo su derecho de ir a quejarse donde usted quiera, pero recuerde que la maestra trabaja en una institución donde también tiene todo el apoyo de nosotros sus compañeros”.

Ante esta respuesta la señora Verónica Cruz, acudió con el supervisor de la zona, el profesor Manuel Magdaleno Hernández Vázquez, quien le prometió resolver el asunto a más tardar el 1 junio, la cosa es que a la fecha, a un mes, no ha hecho nada, al contrario, todo resultó desfavorable para el niño, pues las agresiones se han hecho mucho más graves.

Ustedes se preguntarán, y por qué no meten al niño a una escuela especial, pues no, porque José, está perfectamente bien de sus facultades mentales. El tiene la capacidad de relacionarse con cualquier persona, su problema es su condición física. Eso es todo, pero por ese estado, parece que su maestra lo aborrece y de ahí el abuso y el maltrato contra él.

Se aceptan sugerencias.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

 

 

You might also like

Horacio Corro

El diputado ideal

      En estos días de efervescencia política he tenido oportunidad de preguntarle a algunos ciudadanos comunes y a algunos líderes de opinión principalmente, qué características les gustaría que

Horacio Corro

Otra amenaza más

      Si los periodistas de Oaxaca contáramos con un poquito de respaldo por parte de las autoridades gubernamentales, viviríamos dentro del derecho, pero como no tenemos eso, vivimos

Horacio Corro

El caso de Said Hernández

Cada vez que los diputados locales buscan los reflectores para aparecer en los medios, utilizan una mentira que nunca les falla: prometen aprobar la ley contra agresiones a la prensa.

Horacio Corro

Maquiavelo sobre Elba Esther

No cabe duda que pasarán los años y Nicolás Maquiavelo seguirá siendo la biblia de los políticos. A Maquiavelo se le cita más de lo que se le lee, en

Horacio Corro

Llegó el momento de despedirse

    Quiero decirles a todos los lectores, que esta es la última colaboración que escribo. Es triste decirlo pero todas las cosas tienen un principio y un fin, y