Me gustan las Mónicas dentro de Mónica

Me gustan las Mónicas dentro de Mónica

 

 

 

Hablar de la mujer es un tema apasionante y complejo. La mujer, desde el principio del mundo ha ocupado espacio, tiempo y dimensión.

En la antigua Grecia y Roma, aún entre babilonios, asirios y persas, la mujer era una cosa, un objeto, una sombra sonriente y misteriosa que iba al lado del hombre.

Hoy sabemos, aunque muchos no lo entienden todavía, que la mujer no es ni superior ni inferior al hombre. Es diferente.

Increíblemente en nuestros días, hay quienes califican a la mujer como indefensas. Pero no saben que su organismo soporta esfuerzos físicos continuados sin que se acabe su energía.

Mujeres cuya circulación sanguínea es un 30% más efectiva que la del hombre. El envejecimiento del hombre es mucho más rápido que el de la mujer. Algunos afirman que si un hombre tuviera que soportar los riesgos de una mujer, moriría 20 años antes de agotamiento.

Es un cuento eso de que el sexo femenino es el sexo débil. La verdad es que ellas pueden sobreponerse a la soledad, al desaliento, le pueden dar una bofetada a la pobreza y al dolor sin ninguna culpa.

Aún así, muchos siguen diciendo ¡pobrecitas mujeres!

La mujer es voluntad, es energía, es la voz, la fuerza, la perseverancia.

Me da mucho gusto que en 51 años, una mujer, la primera mujer en todos estos años participe como contendiente para ocupar la Secretaría General del STIRT-Oaxaca (sindicato de trabajadores de la industria de la radio y la televisión).

Ella es Mónica Alarcón, quienes muchos la conocen por su trayectoria radiofónica y experiencia. Seguramente, no lo dudo, llegará a ese cargo con el respaldo de todos sus compañeros  quienes también le reconocen experiencia, capacidad e interés por los trabajadores de la radio y la televisión del este Comité seccional. El 16 mayo es la fecha de contienda entre las planillas participantes.

Se ha demostrado que la mujer es la que tiene una mayor contribución en la sociedad. Ella busca y encuentra, que traducido quiere decir que tiene mayor libertad económica e intelectual, así como iniciativa para buscar y encontrar aportaciones económicas y culturales.

En este sentido, Mónica Alarcón, puede significar los anhelos de progreso y desarrollo para este sindicato.

Desde luego que la mayoría de los integrantes del STIRT-Oaxaca, son hombres, pero seguramente eso no les espanta ni les intimida. Aunque nunca falta aquel que al ver a una mujer como contendiente se empeña en cerrarle puertas y realiza campañas misóginas.

Mónica Alarcón, es una mujer que sabe tomar decisiones y la popularidad no se le ha subido. Siempre es la misma, sencilla, dispuesta a escuchar. Me gustan las Mónicas que hay en ella: la que es madre, la hija de sus papás, la preocupada por el bienestar de sus compañeros del sindicato, la que pretende mejores garantías, la que ha tenido que enfrentarse a las adversidades. Sin embargo, Mónica no se dobla ni se ofusca. Cuando la escucho me impresiona su capacidad para discernir porque lo hace con naturalidad y hasta envidia provoca.

¡Ojalá gane!

 

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

You might also like

Horacio Corro

Se busca candidato

Cada que hay una elección en puerta siempre es lo mismo. Parece que las cosas no cambian. Es por eso que una y otra vez, los candidatos nos echan encima

Horacio Corro

Más de 100 días del conflicto magisterial

  El 22 de este mes se cumplieron 100 días del conflicto de la coordinadora nacional de trabajadores de la educación y la Secretaría de gobernación. Hasta este momento no

Horacio Corro

Un diluvio injustificado

Esta es una carta de total amor y de solidaridad fraterna para todos los pueblos destrozados por las lluvias de la entidad oaxaqueña. Mis orígenes provienen de Juxtlahuaca, donde pasé

Horacio Corro

¿Qué es ser oaxaqueño?

    Hace días alguien me dijo: tú que hablas de todas las cosas, dime, ¿qué somos los oaxaqueños? Me quedé callado un rato y le respondí sabiamente: no lo

Horacio Corro

12 de octubre Día de la Raza

    El 12 de octubre, celebramos el llamado Día de la Raza. Estamos a quinientos veintidós años de que Colón mirara las primeras playas de lo que sería llamado