Los dipuchagos

Los dipuchagos

 

 

La verdad es penoso, causa tristeza, indignación y sobre todo, porque una sobre otra hacen el ridículo los inactivos diputados locales de la 62 legislatura de nuestro Estado.

La semana pasada, el Congreso del Estado, vivió otro capítulo negativo e innecesario. Fue un show político como muchos otros que han protagonizado  los deplorables diputados. En realidad, a quien dañan, es a la entidad oaxaqueña por su incivilizado comportamiento.

Antes, en la época de Ulises Ruiz, se rendían honores, se cantaban loas, se echaba incienso y se aplaudía públicamente a rabiar al gobernador en funciones. Todavía en la anterior legislatura, en la 61, se le aplaudía a Gabino Cué, siempre y cuando se cayera con la lana.

En una ocasión, un ex diputado de esa legislatura, preguntó a sus compañeros “¿y no nos van a dar nada por la aprobación que acabamos de hacer? Cuando me tocó estar como legislador en la época de José Murat, por este tipo de aprobaciones, mínimo nos daban $300,000.

Así son de cínicos y ladrones nuestros representantes populares locales.

El comportamiento de los diputados de esta legislatura, las 62, hacen un espectáculo comparable con el de los changos. Ofrezco mis disculpas a los changos. A veces los changos se juntan en algún punto y allí permanecen amontonados durante un buen rato. Otros prefieren permanecer en soledad, aislados del grupo. Otros más duermen, mientras otros se pelean. De pronto alguno grita y se empieza a mover como loco en medio de los demás. Como respuesta, otros gritan más fuerte para ponerlo en su lugar. Junto al grupo rijoso está el de los tranquilos que mejor se dedican a espulgarse y hacerse caricias.

Todo este comportamiento hace atractiva y divertida la permanencia frente a la jaula de los changos. Algo así sucede en la Cámara de Diputados. Desde afuera del recinto legislativo, observamos con tristeza el comportamiento indecente de estos legisladores. Se supone que su actividad debe ser de civilización política, pero han hecho de su responsabilidad un espectáculo sadomasoquista.

El diálogo que se traen, es de sordos. Parece que sólo conocen el lenguaje a puños. Éste es el caso del diputado priísta Fredy Gil Pineda, quien golpeó al vicepresidente de la mesa directiva, Jefté Méndez.

El caso es que a Gil Pineda, no le gustó que le aplicaran un descuento a su dieta mensual por no asistir a las sesiones legislativas, y en venganza fue a darle su tranquiliza al diputado Méndez.

Según Fredy Gil, él nunca tuvo la intención de pegarle a su compañero diputado, explica que se agachó justo donde tenía su mano y estrelló su cara en ella. Además, dice que él nunca entró a su oficina acompañado de porros, sino que eran unos ángeles los que lo acompañaban.

Asegura el ex presidente municipal de Santos Reyes Nopala, que él cree tanto en Dios, que no necesita de armas ni de violencia porque sabe quién lo cuida todo el tiempo.

El ex porro diputado, en realidad tiene en su contra por lo menos 4 denuncias penales, tres en el ámbito federal y uno en el fuero común por agresiones y vandalismo en contra de oficinas públicas y federales.

Además, tiene un expediente integrado por el asesinato del activista del FPR Lauro Juárez. También tiene un acta circunstanciada en la Procuraduría General de la República, por la creación de un grupo de autodefensa en el municipio de Santos Reyes Nopala.

Así que cómo ven a nuestros flamantes diputados. Para vergüenzas ¿verdad?

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

You might also like

Horacio Corro

Basta con apellidarse…

Realmente, el nombre de una persona tiene mucha importancia. El nombre define gran parte de tu vida. El comediógrafo del antepasado siglo, Oscar Wilde, llamó a una de sus mejores

Horacio Corro

Debe haber un responsable de todo

Hay autores literarios que han sido superados por sus personajes. Por ejemplo: más se conoce a don Quijote que al mismo Cervantes. Mucho más a Ursula, Macondo, (Por la canción)

Horacio Corro

Triángulo

La semana pasada comí en uno de esos restaurantes de moda. Mientras degustaba una rica milanesa, todos los comensales nos volvimos hacia la puerta por el aspecto de una pareja

Horacio Corro

Las cooperativas fantasmas de Daniel “carteras”

      No cabe duda que en todas partes y en todos los niveles hay corruptos. Aunque unos lo son más que otros. Desde hace siglos, aseguran los historiadores,

Horacio Corro

La estatua del General Cárdenas

En cualquier pueblo siempre encontraremos una estatua o por lo menos una placa alusiva a algún personaje. Al final o al principio de las grandes avenidas, en la plaza más