Fritangas y restaurantes en quincena

Fritangas y restaurantes en quincena

 

 

 

Toda empresa que se respete o toda señora vendedora de fritangas que se respete, también, debe ubicarse lo más cerca posible de sus clientes.

La señora vendedora de fritangas, pienso en picaditas o sopes, memelas, quesadillas, tortas, tacos de guisado, tostadas, en fin, se ubican junto a despacho de ingenieros o arquitectos, y a donde secretarias, intendentes, contadores, supervisores de obra, acuden a comer en horas de oficina o a comprar para llevar sus delicias llenas de grasa y carbohidratos.

Con un brasero y un enorme comal lleno de aceite o manteca, la señora, prepara las quesadillas que irán lo mismo a los estómagos democráticos que a los apáticos.

El comal es el punto de reunión de muchos trabajadores que por ahí de las 11 de la mañana, se echan un tente en pie, en lo que llega la hora de salida para comer.

Gente de camisa blanca, puños almidonados y corbata llamativa, se ponen lo mismo que albañiles o mecánicos al borde de la banqueta y alrededor del comal, a esperar con platito en mano, el próximo taco calientito para llevárselo a la boca.

Conozco a una señora que llegaba desde temprano con tremendas cubetas y ofrecía humeantes tamales dentro de una telera. A pesar de este pleonasmo culinario, ahí estaban todos, comiendo la masa con más masa y luego, se calentaban las manos con un champurrado para cerrar el círculo culinario.

A la hora de la comida, todos salen a buscar su lugar dizque exacto. Cada quien agarra el camino que le corresponde para sus alimentos. Los de más jerarquía acuden a los mejores sitios, mientras que los que apenas ganan el mínimo, tienen que caerle nuevamente a la señora de las mantecas, digo, a la señora que expende guisos en manteca.

Si has tenido la suerte de pasar junto al comal de aceite hirviendo, y llevas puestos tus lentes, dos o tres pasos adelante, te darás cuenta que la manteca que flota en el aire se quedó impregnada en las micas de los mismos. Pero bueno…

¿Y se han dado cuenta lo que sucede en los días de quincena? En estos días, no hay diferencias entre los del sueldo mínimo con los del sueldo máximo. Todos se encuentran para comer en los mejores lugares del rumbo, ¿a poco no?

La mayoría de los asalariados, en los días de quincena compran cigarros, dulces, pinturas de belleza, ropa y se ubican en los sitios más destacados de algún restaurante para ser el centro de atención. O no me digan que no.

¿Y qué me platican del aguinaldo? No se lo vayan a echar el mismo día ¿eh? No es para eso. Si se quieren ver tristes y de malas al día siguiente de haber gastado lo que pudieron haber ahorrado, es bronca de ustedes.

 

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

 

 

 

 

You might also like

Horacio Corro

La juventud y sus candidatos

Conozco muchos políticos que creen, y lo aseguran en sus discursos, que la juventud es una definición, pero no, la juventud es un estado temporal del ser. Es una manifestación

Horacio Corro

Vacaciones para la Secretaría de Turismo

Estamos, si así se puede decir, dentro de los días más esperados por mucha gente: las vacaciones de Semana Santa. Claro, me refiero a los días de descanso, porque en

Horacio Corro

Los hombres del próximo gabinete

    Después de las elecciones del 5 de junio se hizo un silencio casi profundo por parte de todos los elegidos. Hasta ahorita ninguno de ellos ―gobernador, diputados locales

Horacio Corro

Me gustan las Mónicas dentro de Mónica

      Hablar de la mujer es un tema apasionante y complejo. La mujer, desde el principio del mundo ha ocupado espacio, tiempo y dimensión. En la antigua Grecia

Horacio Corro

Apodos, motes y alias, en subasta

Cuando conocemos a una persona, casi siempre la relacionamos con su apellido más raro o más original. Es raro quien llame a una persona por sus dos apellidos. En México,