Fritangas y restaurantes en quincena

Fritangas y restaurantes en quincena

 

 

 

Toda empresa que se respete o toda señora vendedora de fritangas que se respete, también, debe ubicarse lo más cerca posible de sus clientes.

La señora vendedora de fritangas, pienso en picaditas o sopes, memelas, quesadillas, tortas, tacos de guisado, tostadas, en fin, se ubican junto a despacho de ingenieros o arquitectos, y a donde secretarias, intendentes, contadores, supervisores de obra, acuden a comer en horas de oficina o a comprar para llevar sus delicias llenas de grasa y carbohidratos.

Con un brasero y un enorme comal lleno de aceite o manteca, la señora, prepara las quesadillas que irán lo mismo a los estómagos democráticos que a los apáticos.

El comal es el punto de reunión de muchos trabajadores que por ahí de las 11 de la mañana, se echan un tente en pie, en lo que llega la hora de salida para comer.

Gente de camisa blanca, puños almidonados y corbata llamativa, se ponen lo mismo que albañiles o mecánicos al borde de la banqueta y alrededor del comal, a esperar con platito en mano, el próximo taco calientito para llevárselo a la boca.

Conozco a una señora que llegaba desde temprano con tremendas cubetas y ofrecía humeantes tamales dentro de una telera. A pesar de este pleonasmo culinario, ahí estaban todos, comiendo la masa con más masa y luego, se calentaban las manos con un champurrado para cerrar el círculo culinario.

A la hora de la comida, todos salen a buscar su lugar dizque exacto. Cada quien agarra el camino que le corresponde para sus alimentos. Los de más jerarquía acuden a los mejores sitios, mientras que los que apenas ganan el mínimo, tienen que caerle nuevamente a la señora de las mantecas, digo, a la señora que expende guisos en manteca.

Si has tenido la suerte de pasar junto al comal de aceite hirviendo, y llevas puestos tus lentes, dos o tres pasos adelante, te darás cuenta que la manteca que flota en el aire se quedó impregnada en las micas de los mismos. Pero bueno…

¿Y se han dado cuenta lo que sucede en los días de quincena? En estos días, no hay diferencias entre los del sueldo mínimo con los del sueldo máximo. Todos se encuentran para comer en los mejores lugares del rumbo, ¿a poco no?

La mayoría de los asalariados, en los días de quincena compran cigarros, dulces, pinturas de belleza, ropa y se ubican en los sitios más destacados de algún restaurante para ser el centro de atención. O no me digan que no.

¿Y qué me platican del aguinaldo? No se lo vayan a echar el mismo día ¿eh? No es para eso. Si se quieren ver tristes y de malas al día siguiente de haber gastado lo que pudieron haber ahorrado, es bronca de ustedes.

 

Twitter:@horaciocorro

Facebook: Horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

 

 

 

 

You might also like

Horacio Corro

Oaxaca, víctima de cínicos

No lo conozco y ni se me gustaría conocerlo, y menos, que se me acercara porque seguramente me contaminaría. Me imagino que de su piel segrega un pus que es

Horacio Corro

Rincón de libros y otras cosas

Hace años, la gente acostumbraba llenar la casa de libros. Habló de las residencias de las clases medias y altas donde no faltaban los rinconcitos cantineros, que era el orgullo

Horacio Corro

los Reyes Magos

    Hace años le pregunté a un papá que qué le iban a traer los Reyes Magos a sus hijas. Se me quedó viendo y después de un rato

Horacio Corro

Las transas del Instituto San Felipe

Creo que ayer fue el último día de trabajo educativo en las escuelas oficiales y privadas. Fue ayer, también, cuando las escuelas hacen su agosto comercial en julio a costa

Horacio Corro

Lázaro Cárdenas a 75 años

Todo Estado o Municipio de nuestro país, levanta ofrendas a los próceres locales y no digamos a los nacionales. No hay ciudad, por pequeña que sea, que no cuente con