*.-Las reformas  *.-Hay esperanza.

*.-Las reformas *.-Hay esperanza.

Las condiciones en las que el presidente Enrique Peña Nieto encontró al país, lo orillaron a crear un paquete de reformas estructurales derivado de un diagnóstico claro sobre la situación en la que se encontraba México, dando comienzo a la gran transformación de nuestra nación con el Pacto por México, organismo en el que todos los sectores productivos políticos, económicos y sociales del país coincidían en la urgente necesidad de alcanzar los cambios necesarios.

Hay que recordar que a lo largo de las últimas tres décadas transitamos con éxito hacia una democracia electoral plena y nuestra economía se abrió al mundo generando industrias competitivas, como es el caso de la automotriz y la aeroespacial, durante este mismo periodo de tiempo, el crecimiento económico de México fue de sólo 2.4 por ciento por año, lo que impidió generar las oportunidades y los empleos necesarios para incrementar el bienestar de los mexicanos.

Adicionalmente, nuestro país se encuentra rezagado en materia de regulación de la competencia económica, lo que aumenta el precio de consumo de bienes esenciales y disminuye el poder adquisitivo de la población. Este bajo nivel de competencia obliga a las familias más pobres a gastar más del 40 por ciento de su ingreso en mercados concentrados con precios altos.

Vale la pena mencionar la existencia de numerosos programas enfocados en promover el desarrollo social y el incremento en el gasto público para este rubro, su efecto ha sido prácticamente nulo en la reducción de la pobreza, ya que 46.2 por ciento de la población sigue viviendo en esta condición, lo que significa que millones de mexicanos no podían ejercer sus derechos fundamentales, como son el derecho a un empleo digno, a la vivienda y a la seguridad social. Además, el 10.4 por ciento de la población se encontraba en pobreza extrema, algo que con la recientes reformas constitucionales va a cambiar.

Aunque nuestro sistema financiero era uno de los más sólidos del mundo, el crédito disponible para las empresas y las familias mexicanas seguía siendo escaso, costoso y poco progresivo. Esto ha obstaculizado la creación y expansión de las empresas y limitado las opciones de consumo de los hogares. Mientras que el financiamiento promedio al sector privado en el mundo es de 157.3 por ciento y en América Latina es de 47.9 por ciento, en México era de tan sólo 29.1 por ciento del PIB.

Los retos que enfrentaba México en materia energética eran también considerables. A pesar de que los altos precios internacionales habían mantenido los ingresos petroleros, nuestra producción de crudo había caído dramáticamente durante los últimos 10 años, pasando de 3.5 a 2.4 millones de barriles diarios. Por su parte, nuestra dependencia del exterior en materia energética crecía cada vez más, pues la importación de gas natural aumentó de tres por ciento en 1997 a 30 por ciento en la actualidad.

Adicionalmente, México vivía una contradicción inaceptable: pese a que en la Constitución se reconocen una serie de derechos fundamentales, éstos no siempre formaban parte de la vida cotidiana de la población. Muchos derechos no habían pasado del papel a la práctica.

Era el caso de la educación, ya que nuestros niños y jóvenes no estaban aprendiendo lo suficiente y presentaban deficiencias académicas.

De acuerdo con el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (Informe PISA) de 2012, 55 por ciento de los alumnos mexicanos no alcanzaba el nivel básico de habilidades matemáticas, mientras que el 41 por ciento no lograba el nivel mínimo de lectura.

Además, de cada 100 niños que ingresaban a primaria, sólo 76 concluían la secundaria y 66 la educación media superior. Adicionalmente, una gran cantidad de escuelas se encontraron en malas condiciones materiales y existían zonas del país en las que los estudiantes padecían serias carencias alimentarias que dificultan su aprendizaje.

Pese al esfuerzo de los maestros, los mecanismos para ingresar o ascender en el servicio docente no se basaban en el mérito sino en criterios discrecionales y ajenos a la labor de enseñanza.

Quedaba claro que era imposible superar esos obstáculos únicamente con una administración más eficiente. El cambio tenía que ser radical. Por ello, se impulsó esta ambiciosa agenda de reformas para resolver los problemas estructurales del país, algo que esta por cambiar y que en los próximos años estaremos viendo un nuevo horizonte en nuestra nación.

You might also like

Fernando Cruz López

*.-Juchitán en peligro. *.-Una bomba de tiempo.

Una situación alarmante y muy preocupante es la que se esta viviendo en estos momentos en la ciudad de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, México, en donde los constantes casos de

Fernando Cruz López

*.-Nuevo Político *.-Visión de cambio.

Cuando asumió la primera magistratura de Estado, el licenciado Gabino Cue Monteagudo, todos los oaxaqueños, en determinado momento llegamos a pensar que en verdad se vería un cambio en nuestra

Fernando Cruz López

*.-Mega plantón *.-Bono magisterial.

Por segunda semana consecutiva, los mas de un millón 300 mil estudiantes de Oaxaca, seguirán sin tener clases, debido a que la dirigencia de la Sección 22 del SNTE determino

Fernando Cruz López

*.-¿Negligencia? *.-Que se investigue.

Desde el pasado 2 de Octubre, día en que la señora Irma López Aurelio que dio a luz en el pasto del centro de salud de Jalapa de Díaz, que

Fernando Cruz López

*.-Atención a líos. *.-Ya quítenlos.

Se tuvieron que realizar cambios en la Secretaria General de Gobierno, para que las cosas comenzaran a funcionar mejor, para que muchos problemas bastante delicados se volvieran a retomar y